Consentirán a altos mandos con las dos nuevas torres del INE

Publicado el Diciembre 2, 2015, Bajo Economía, Autor LluviadeCafe.

ine
LA JORNADA
La construcción de dos nuevas torres en el Instituto Nacional Electoral (INE) permitirá consentir a los mandos de alta jerarquía, según el proyecto ganador. La presidencia del consejo y su equipo se alojarían en el penthouse y en pisos subsecuentes de la torre 1, en una extensión de 4 mil 522 metros cuadrados, a un costo de 113 millones de pesos. Es decir, mil 685 metros cuadrados más que los ocupados.
Tras ser aprobados los 400 millones de pesos requeridos para amarrar la conclusión de la obra, que costará mil 100 millones de pesos, varios consejeros electorales dicen desconocer dónde despacharían y, de hecho, algunos creen que lo seguirán haciendo en el reducido edificio C.

Plan maestro

Sin embargo, el plan maestro ganador ubica a los consejeros en una de las dos torres de 14 pisos, la número 1, arriba de los representantes de los partidos políticos, la Contraloría y la Secretaría Ejecutiva, y debajo de la presidencia del Consejo General.

Según los planos elaborados por el arquitecto Héctor de la Peña López, cuyo proyecto obtuvo el primer lugar, diversas áreas verán ampliados sus espacios. Una de las más beneficiadas sería la Secretaría Ejecutiva, que pasaría de ocupar 3 mil 479 metros cuadrados a 12 mil 250.

Según la memoria descriptiva del proyecto, los representantes de los ocho partidos y sus representantes legislativos estarían en el primero y segundo niveles de la torre 1, en 2 mil 55 metros cuadrados. En la edificación de sus oficinas se gastaría un monto inferior: 45.2 millones de pesos.

Además de ahorrar recursos en el pago de rentas de tres edificios anexos a la sede central, el INE conseguirá ampliar espacios para las oficinas. Por ejemplo, el área de 10 consejeros electorales abarcaría 4 mil 12 metros cuadrados por un precio de 70.2 millones de pesos.

Por ser las áreas con mayor número de personal, la inversión más alta se haría en las dirección ejecutivas, cuyas instalaciones abarcarían casi 19 mil metros cuadrados, a un costo de 301 millones de pesos.

La Contraloría General, ubicada actualmente en un edificio de la calle Zafiro, en el Pedregal de San Ángel, ocuparía los mismos casi 3 mil metros cuadrados de la torre 1, por una inversión de 49.7 millones.

“Ni jacuzzi ni vapor. Sólo necesitamos espacio”, dice el consejero Javier Santiago en torno a las necesidades de él y de sus colegas para poder trabajar con sus asesores. Por eso plantea que está bien el tamaño de su oficina –donde caben su escritorio y una pequeña mesa de juntas–, pero sugiere que en el área de consejeros haya cuatro o cinco salas para que varios puedan trabajar con 10 o 15 colaboradores al mismo tiempo.

Su homólogo José Roberto Ruiz Saldaña, sabe que seguirán despachando en el edificio actual de dos pisos y que sólo agregarán un tercer nivel. No obstante, el plan maestro indica otra cosa.

Bogart Montiel, titular de la Dirección Ejecutiva Administrativa, señala que estas son sólo ideas basadas en paramétricos, que falta consensuar con los consejeros electorales.

Además, aduce que el arquitecto estimó los espacios existentes con base en un recorrido, sin tener las cifras exactas del metraje y mezclando unas áreas con otras en dichas cifras. En el caso de la presidencia del consejo, menciona que solicitaron 3 mil 50 metros cuadrados, nos los 4 mil 522 propuestos con base en una norma derivada de la Ley de Obras Públicas, que distribuye espacios según las jerarquías.

Tampoco han analizado la propuesta del arquitecto de trasladarse a la torre 1, pero a lo mejor nos termina convenciendo, sobre todo porque las oficinas de los consejeros hoy están por debajo de los metros cuadrados autorizados por norma. En un año pasaron de nueve a 11 consejeros y debieron estirar los espacios.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: