La lucha del campo será por eliminar monopolios que controlan e imponen altos costos en insumos: El Barzón

Publicado el Enero 7, 2016, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

CAMPO-MEXICANO-TRIUNFO-COMBUSTIBLE

Revolución TRESPUNTOCERO

Como un triunfo del campo mexicano, así calificó Alfonso Ramírez Cuellar, dirigente de El Barzón, el acuerdo que la organización que representa y diversos productores alcanzaron con el gobierno federal, en el cual se establece la disminución en el precio del diésel agropecuario y la gasolina utilizada en la pesca rivereña.

Con esta medida, la tarifa por litro que tendrán que pagar los productores del campo será de 7 pesos con 90 centavos, casi la mitad del precio en el que se encuentra este tipo de combustible a nivel nacional.

En palabras del dirigente barzonista, esta medida fue lograda gracias a la movilización del sector campesino. Con la reducción en la tarifa de diésel, aseguró, los productores del campo mexicano obtienen “oxigeno” para sortear un mercado que los castiga con altos costos de producción y un control total por parte de unas cuantas empresas transnacionales.

A decir de Ramírez Cuellar, la situación que viven los productores es insoportable, ante un elevado costo en los insumos, que los deja con déficit en sus finanzas. Además de los abusos cometidos por los acopiadores y comercializadores que pagan bajas cantidades por las cosechas, pero que ponen los productos ante los consumidores a precios mucho mayores.

“De tantas malas noticias está es una buena. En el mes de noviembre y diciembre nuestra organización realizó diversos actos de protesta. Desde la toma de puentes fronterizos en Chihuahua o Tijuana, hasta el suspender el tránsito de ferrocarriles de carga.

Nuestra demanda tenía que ver con exigir el establecimiento de un paquete de medidas que abatieran los costos de producción tan altos. Particularmente demandamos nuevos precios para el diésel agropecuario y para la gasolina que se usa para la pesca rivereña. La exigencia inmediata era el retiro del IEPS y el IVA, pues estos impuestos representan casi el 50% del costo que el consumidor tiene que pagar en las gasolineras”, señaló.

El acuerdo con el gobierno federal quedó oficialmente establecido el pasado 30 de diciembre de 2015 en el Diario Oficial de la Federación. En el texto se establece que los productores del campo mexicano tendrán “estímulos fiscales” del 100% en la compa de diésel y gasolina menor a 92 octanos.

Además de la reducción en el precio de estos combustibles, El Barzón destacó que se acordó con el gobierno federal establecer un mecanismo que permita a los productores conseguir semillas y fertilizantes a buen precio. Denunció que debido al control monopólico de empresas como Monsanto en la producción de semillas, los costos de estas se elevan; además que el hecho de que no se produzcan en México eleva el precio al tener que importarlas y pagarlas en dólares.

“Convenimos con el gobierno de la República que habrá una institución del Estado, puede ser Liconsa, o el INIFAP, quien sea la responsable de realizar compras consolidadas de semillas y fertilizantes que permitan abaratar los altos precios y así enfrentar el ciclo de producción primavera-verano y apoyar cultivos como el maíz, el frijol, el trigo, y algunas hortalizas”, manifestó.

Ramírez Cuellar recordó que en diciembre pasado la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) realizó un estudio sobre el mercado agroalimentario mexicano. En dicho trabajo, ésta comisión evidenció el gran poder “monopólico” que algunas empresas tienen sobre el sector.

“La Cofece evidenció el poder de los monopolios en el mercado agroalimentario. Y uno de los aspectos más importantes que destacó es la arbitrariedad en la fijación de precios de semillas y fertilizantes. Adquirir semillas o fertilizantes ya es un lujo que elevaba enormemente los costos de producción de los productores; con este mecanismo de compras consolidadas que hemos acordado con la Sagarpa y el gobierno federal tenemos la posibilidad de un abaratamiento, quizá, cercano al 50% de las bolsas de semilla, y las toneladas de urea que se necesitan para atender el ciclo primavera verano de 2016”, enfatizó.

Alfonso Ramírez Cuellar subrayó que aún faltan acciones por concretar. Una de ellas es la reducción en las tarifas de energía eléctrica para los productores. Explicó que en la actualidad la tarifa es de 50 centavos por kilowatt/hora, sin embargo se pide que quede en 30 o 35 centavos.

El dirigente recalcó la importancia que los productores del campo tengan fácil acceso a este tipo de insumos básicos, ya que representan el 80% del costo total de la producción.

“Nos falta convenir el precio que quedará en materia de energía eléctrica, pero estos insumos representan casi el 80% de los costos de producción de los productores de alimentos en México. Por eso nuestra lucha era para que existiera este paquete que abatiera y redujera la cantidad de dinero que se necesita para producir un kg de maíz, de frijol, trigo, o una tonelada de sorgo, y avanzar por un camino que le pudiera dar certeza y rentabilidad a los productores agrícolas”, sentenció.

La disminución en el precio de diésel y gasolina beneficiara a 400 mil productores de distintas regiones del país. Ramírez Cuellar reiteró que la reducción del costo en los combustibles, así como el establecimiento de mecanismos para la obtención de semillas, es “un éxito muy importante del movimiento, y la lucha que dio El Barzón y otras organizaciones de productores del país”, y no una graciosa concesión de las autoridades.

Para el dirigente, este triunfo es el primer paso hacia un campo equitativo. Sentenció que este avance no tendrá efectos reales si en México sigue el control monopólico en el mercado agroalimentario.

“Hemos logrado obtener este primer triunfo e iniciar el proceso para desbaratar el poder monopólico en la importación y distribución de fertilizante, y en el mercado de la semilla, para la producción de alimentos en México. La siguiente batalla es romper este control”.

La lucha continúa

Para la organización El Barzón la lucha del campo mexicano se mantendrá hasta conseguir las medidas que aligeren los costos de producción y permitan a los trabajadores del campo mexicano obtener ganancias justas. Además advirtió que los altos costos en los insumos, pone en riesgo al sector.

“La lucha sigue siendo por establecer un paquete de medidas para abatir los costos de producción de los productores agropecuarios del país. El costo de los principales insumos amenaza con provocar una crisis de rentabilidad, pues los incrementos de insumos se presentan al mismo tiempo de una caída en los precios de los principales granos a nivel internacional y en el país. Los productores están imposibilitados a trasladar el incremento de los precios y los aumentos de los costos de producción. Son los industriales y comercializadores los que tienen la libertad de colocar los alimentos con márgenes de intermediación entre 70 y 90% afectando a los consumidores”, destacó.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: