Política salarial de hambre condena a hijos de empleados a la pobreza, desarraigo y delincuencia: Morena

Publicado el Enero 8, 2016, Bajo MORENA, Autor LluviadeCafe.

MORENA
Revolución TRESPUNTOCERO

Luego que 22 congresos locales aprobaran la reforma constitucional en materia de desindexación del salario mínimo –para que este deje de ser la medida de cálculo para multas y penas administrativas- legisladores de oposición subrayaron que esta medida es insuficiente para que los mexicanos recuperen el poder adquisitivo perdido durante décadas de malos manejos en la economía y criticaron el raquítico aumento de 2.9%, aprobado por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami).

La diputada de Morena, Norma Xochitl Hernández Colín argumentó que los ingresos de los trabajadores han perdido relación respecto a lo que establece la Constitución –el artículo 123 señala que los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades materiales, sociales y culturales de una familia, además de proveer educación a los menores- porque desde hace más de 30 años se ha aplicado una política de restricción salarial bajo el argumento de evitar inflación, lo que en realidad significa “vender mano de obra barata a empresas del exterior”.

“La política es la causa verdadera de la desigualdad, la pobreza y la descomposición social, es la fuente de muchos males que postran al país ante la violencia; es una política salarial de hambre que permite un sindicalismo pasivo, que le quita a los trabajadores su derecho a una vida digna y que condena a sus hijos a la pobreza, el desarraigo y la delincuencia”, sostuvo la legisladora.

Hernández Colín explicó que de 2005 a 2012, el salario retrocedió 3.2% en términos reales, a pesar de que la productividad formal aumentó 4.4%, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La diputada de Morena explicó que; por ejemplo, Chile tiene una productividad laboral similar a la de nuestro país, pero su población recibe un salario mínimo tres veces mayor; en cambio, aún y cuando México es cuatro veces más productivo que Bolivia y Nicaragua, sus empleados tienen ingresos similares.

“Los aumentos son insuficientes, es prioridad dar seguimiento al aumento salarial real y a la recuperación del poder de compra para acabar de una vez por todas con los salarios de hambre que mantienen a nuestro país en cifras y niveles de pobreza indignantes”, dijo Hernández durante la sesión de la Comisión Permanente.

Por la desaparición de la Conasami

En su intervención, la senadora sin partido Martha Angélica Tagle, subrayó que la vulnerabilidad que persiste entre la población trabajadora de nuestro país está asociada a la implementación de políticas económicas que durante sexenios han beneficiado solo al gran capital y no a los trabajadores pues recordó, en los últimos 48 años la pobreza se ha incrementado 58% y en los últimos 35 años, el poder adquisitivo de las familias mexicanas se ha reducido 79%.

Tagle agregó que en nuestro país, aproximadamente 7 millones de personas –el 13% de la población ocupada- tiene ingresos de hasta un salario mínimo; de este total, 50.3% son trabajadores independientes y 45.6% subordinados. La mayoría carece de acceso a seguridad social.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, México es el único país de la zona donde el salario mínimo está por debajo del umbral de pobreza.

La misma instancia señala que en la República mexicana, 40% de la población percibe como máximo dos salarios mínimos; en tanto, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), ha reiterado en diversos escenarios que México es el país con el salario mínimo más bajo entre los Estados que la integran.

“Esta reforma no va a solucionar los grandes problemas que existen en nuestro país, si no existe la vocación democrática para cambiar la política económica que ha permitido que existan tantos millones de pobres”, sentenció la senadora, luego de proponer que el titular de la Conasami, Basilio González Núñez, comparezca ante el Congreso para que explique el 2.9% de aumento al salario aprobado para este año.

La perredista Araceli Saucedo Reyes declaró que urge una nueva política salarial para establecer nuevas estructuras de igualdad y equidad en el país; sin embargo, sostuvo que es contradictorio que la Conasami mantenga una política de contención de los ingresos de los trabajadores.

“Demandamos que se reconsidere y se decrete un nuevo aumento al salario mínimo para que con ello garanticemos la canasta alimentaria básica para las familias de este país” y propuso la desaparición de la comisión, para que sean instituciones como el INEGI o el Coneval quienes determinen el salario.

Los congresos de Aguascalientes, Baja California, Campeche, Coahuila, Chiapas, Chihuahua, Durango, Guerrero, Jalisco, estado de México, Michoacán, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Tabasco y Tamaulipas aprobaron la modificación a la Carta Magna.

El trámite fue enviado al Ejecutivo para su promulgación. Una vez publicado, entrará en vigencia.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: