El derrumbe de petroprecios forzará al Gobierno a ajustar el gasto 2016, prevén analistas

Publicado el Enero 13, 2016, Bajo ColumnaRNR, Economía, Autor LluviadeCafe.

mezcla-pemex_01
SINEMBARGO
La meta para 2016 en la recaudación de ingresos petroleros es de 862 mil 807 millones de pesos. Una cifra difícil de alcanzar, tomando en cuenta que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) estimó 50 dólares por barril, pero actualmente se encuentra por debajo de los 23 dólares.Ante la posibilidad de un nuevo recorte presupuestal, como ocurrió a principios del año pasado, precisamente por los bajos precios del petróleo, el encargado de las finanzas del país Luis Videgaray Caso ha descartado que la situación presione las finanzas del país. Especialistas consultados por SinEmbargo piensan lo contrario.

Benjamín García Páez, académico de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dijo que la SHCP sí podría realizar un reajuste en el gasto público ante la caída de los ingresos que deja la venta del crudo mexicano “en términos de que las tendencias negativas del mercado petrolero se profundicen; es parte de un consenso que tiene que ser generalizado”.

“En mi opinión, los pronósticos generales van en ese sentido, en que los precios de barril van a perpetuarse por un tiempo que va más allá de este año para poder recuperarse”, comentó.

Por su parte, Jesús Valdés Díaz de Villegas, académico del Departamento de Estudios Empresariales de la Universidad Iberoamericana, expuso que “el precio por debajo del costo de producción de la mezcla mexicana va a causar un efecto de presión sobre el gasto público y por tanto en un contracción en el Producto Interno Bruto (PIB), lo que va a afectar la inversión en la actividad energética, concretamente en lo relacionado con el petróleo”.

“Hacienda tendrá que hacer un reajuste en el gasto porque, aunque ha disminuido su peso, las ventas del crudo ha sido un factor en el ingreso público […] y estos reajustes pueden ir a las secretarías de gobierno o hacia el personal que trabaja en el Congreso, incluso, aunque no se quiera determinar, puede ser en algunos rubros sociales como algún programa que menos efectividad tenga o que no haya dado resultados”, afirmó Valdés Díaz de Villegas.

En los últimos años, los ingresos petroleros han ido bajando. De acuerdo con el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), la caída en la producción y la tendencia global en los petroprecios provocó una disminución de 30 por ciento de los ingresos petroleros del sector público.

En promedio, dice, del 2004 al 2014 los ingresos petroleros del gobierno federal se encontraban en un 5.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB); actualmente, se estiman en  2.5 por ciento del PIB.

Para el CIEP, el mayor riesgo asociado a la situación de los ingresos petroleros es que el alza en los ingresos tributarios que no son petroleros no alcance a compensar la caída por los bajos precios internacionales del petróleo.

Durante enero-noviembre de 2015, los ingresos presupuestarios ascendieron a 3 mil 755 millones pesos, una cifra 3.2 por ciento superior en términos reales a la registrada en el mismo periodo de 2014, debido principalmente al incremento de 27.5 por ciento real anual de los ingresos tributarios no petroleros.

LOS PRECIOS A NIVEL MUNDIAL

Aunque la baja en los precios del crudo tiene su origen en la sobreoferta en el mercado global, la baja producción de crudo en el país es un factor más que tomar en cuenta. Tan sólo de 2012 a 2015, se registró una caída de 10.71 en la producción al pasar de 2 millones 548 mil barriles a 2 millones 275 mil barriles obtenidos a diciembre del año pasado.

En ese panorama, el precio de la mezcla mexicana para exportación se ubica por abajo del costo de descubrimientos, desarrollo y producción que es de alrededor de 26.19 dólares por barril. En lo que va del 2016, ha caído 19.36 por ciento.

Asimismo, Petroleras como BP y Saudi Aramco advirtieron la semana pasada que los precios internacionales del crudo continuarán deprimidos. Mirril Lynch proyectó en 20 dólares el barril ante la sobreoferta de los países productores de la OPEP empeñados en mantener inundado el mercado para presionar la salida de los pequeños productores de hidrocarburos tipo shale en Estados Unidos.

La Administración de Información Energética (EIA) reportó que a pesar de los bajos precios del crudo, la producción en Estados Unidos sigue incrementándose. La producción total diaria mostró un incremento de 17,000 barriles a 9.21 millones de barriles durante la semana del 1 de enero.

El oro negro sigue una tendencia pesimista, principalmente por los efectos de la caída la economía china y las diferencias entre los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de bajar su producción.

Los analistas no prevén que el panorama se revierta en el futuro próximo  e incluso estiman que continúen a la baja los precios del petróleo, pues ante la aparición de nuevas tensiones diplomáticas entre Irán y Arabia Saudí, dos de los mayores productores del grupo, las esperanzas se diluyeron.

Por su parte, las tensiones de la OPEP y las turbulencias de la economía china provocaron que el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cayera a niveles que no se veían en más de doce años (diciembre de 2003).

El estado de las reservas de petróleo mundiales, en máximos históricos, y el exceso de oferta que ha ahogado a los mercados en el último año y medio, hace temer a los analistas que el barril pueda llegar a rebasar a la baja la barrera de los 30 dólares.

La caída del precio del petróleo, que ha provocado la pérdida de unos 70 mil empleos en Estados Unidos, es la más grave recesión registrada en el sector energético en los últimos 45 años, de acuerdo con la firma de servicios financieros Morgan Stanley.

Los precios del crudo no han encontrado fondo y el mercado del petróleo ha entrado a un “territorio desconocido”, advirtió Morgan Stanley en un reporte el lunes pasado.

 

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: