La Marina pasea en Los Mochis a 400 reporteros y en Ché Ríos, a 15 minutos, la sangre corre

Publicado el Enero 13, 2016, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

reporteros, piden aparición con vida de Moisés S.
Sinembargo

Hace tres días, a 5.6 kilómetros de aquí, capturaron por tercera ocasión al narcotraficante sinaloense más célebre y legendario del mundo. Llegaron medios internacionales y nacionales por cientos. Mientras esperaban turno para recorrer ese tubo de drenaje por donde Joaquín Guzmán Loera “El Chapo” Guzmán intentó escapar, organizados por la Secretaría de la Marina Armada de México (Semar), la tensión siguió como si nada en Juan José Ríos, como en ese aviso que brinda a veces el preámbulo de la muerte.

Se están cumpliendo cien horas de que “El Chapo” fue reaprehendido en Los Mochis. Y en Juan José Ríos no ha cesado el patrullaje de elementos de las policías municipales, tanto de Ahome como de Guasave, así como del Ejército Mexicano. El síndico Juan Ernesto Cota Leyva acaba de aceptar para este medio digital que hay un destacamento de la Marina Armada de México en las instalaciones de la casa ejidal, sin hacerse notar mucho entre la población.

Al lado de la carretera México 15, ni rural ni urbana, perteneciente a dos municipios, abandonada en recursos financieros por los dos, la población de Juan José Ríos ha encadenado en su memoria los tintes de la tragedia: la amenaza a autoridades, el toque de queda a partir de las 20:00 horas impuesto por los vecinos, la bala en trayectorias azarosas y al final, la muerte. La muerte de cientos de jóvenes menores de 30 años que han caído en estas calles terregosas en la última década.

En la oficina de la sindicatura, un hombre acepta brindar los registros y está claro: el año pasado, cada semana un hombre murió en estas calles polvosas. Los papeles describen algo más: primero se secuestra, luego se tortura hasta quitar todo halo, en ese mecanismo macabro llamado “levantón”. Y están las balaceras. “Tracateras pá zapatear”, ratifica el hombre. También las decenas de desaparecidos.

Juan José Ríos fue el escenario donde quedó montada la escena-preludio de la detención de “El Chapo”. En el amanecer del cinco de enero, aparecieron dos cuerpos sin vida en la carretera México 15, en la calle San Francisco, en un punto donde con ironía está instalado el letrero que indica: “Bienvenidos al corazón agrícola de México”. Uno tenía 15 años y el otro (“con aspecto del Sur”, relataron elementos de la Policía Municipal de Ahome) quedó en calidad de desconocido. Fueron “levantados” por sujetos armados, por la calle Once. Junto a ellos, más de 30 casquillos de calibre AR-15.

“La zona está caliente”, resumió de Juan José Ríos el Gobernador Mario López Valdez, en una gira por El Fuerte, unas horas antes de la captura de “El Chapo”.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: