Gobierno de CdMx guarda 33 mmdp: Morena; es imposible: Finanzas

Publicado el Junio 25, 2016, Bajo MORENA, Autor LluviadeCafe.

00 Morena
SINEMBARGO
Con base en la Cuenta Pública de 2015, la bancada legislativa del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) denunció que el Gobierno de la Ciudad de México ha presentado una propuesta de ingresos significativamente inferior a lo que anualmente se ha recaudado y que en tres años consecutivos la cantidad de remanentes asciende a 33 mil millones de pesos. Sin embargo, Edgar Amador Zamora, Secretario de Finanzas del Gobierno capitalino, sostuvo que esa cifra es imposible, pues el superávit de cada año está desagregado en las cuentas públicas respectivas y desmintió que ese dinero se usara para comprar votos en la elección de la Asamblea Constituyente.

Los informes de la Cuenta Pública de la Ciudad de México muestran que en los últimos tres años se obtuvieron 33 mil 218 millones de pesos, cantidad que, de acuerdo con políticos de oposición y especialistas consultados, se ha utilizado sin rendir cuenta alguna a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

La propuesta de ingresos y gastos es elaborada cada año por el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, y es presentada a la ALDF para su aprobación. Sin embargo, al final de cada uno de los años fiscales de esta administración se evidencia que las propuestas aprobadas están subestimadas y son muy bajas en comparación con lo registrado al final de cada año en los que las recaudaciones han sido mucho mayores.

En 2015, esa cantidad fue de 12 mil 820 millones de pesos y 26.8 por ciento mayor de lo que fue aprobado en la Ley de Ingresos de 2015. Para 2014 el monto fue de 13 mil 009 millones de pesos y en 2013 de 7 mil 389 millones de pesos.

Ante dicho cuestionamiento, Amador Zamora desmintió, en primer lugar, que la cifra pueda tomarse como un total de tres años.

“Los superávits no se acumulan. En la cuenta pública, el último número es el válido para analizar el resultado del ejercicio. Sucede que lo que queda se da de alta en el siguiente ejercicio y se gasta, porque está disponible. Se van llevando de un lado a otro. No hay 33 mil millones, el último dato es el más relevante. Aquí no cabe la pregunta de dónde quedaron 33 mil millones de pesos”, explicó el funcionario.

En entrevista con SinEmbargo, Mario Joaquín Zepeda y Martínez, doctor en Economía y asesor del grupo parlamentario del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), explicó que este manejo no es una equivocación sino que se advierte un manejo deliberado que le permite al Gobierno de la capital del país controlar una cantidad importante de recursos “sin tener el chaleco de fuerza” que significa la aprobación de la Asamblea Legislativa, que por Ley es la que tiene la facultad de aprobar el gasto.

“Hay una división de tareas en materia presupuestal, pero el Jefe de Gobierno hace la propuesta. Sólo él puede hacerla y sólo la Asamblea la puede aprobar. Entonces, el Jefe de Gobierno presenta una propuesta subestimada de ingresos y al final resulta que es bastante mayor. Es algo que se obtiene y no se alcanza a gastar. Eso ya pasó tres años seguidos. Un año… puede pasar, pero en tres años la cantidad acumulada es ya muy importante”, comentó Zepeda y Martínez.
Ese dinero “extra” representa hasta el 20 por ciento del presupuesto total de la Ciudad de México. Los recursos provienen de la recaudación de impuestos por parte del Gobierno de la Ciudad y no fueron gastados ni comprometidos. Además, el superávit está libre de compromisos multianuales.

Respecto a porqué año con año el dinero recaudado ha sido mayor a lo aprobado, el Secretario de Finanzas del Gobierno de la capital del país expuso que como los ingresos parten de supuestos; ha sucedido que la meta de ingresos fue superior gracias a programas de regularización que fueron implementados en el año y mejores participaciones federales de las que se esperaban, a pesar de la caída del precio del petróleo. “Esa suma de factores logró que estuviéramos por encima de la meta de ingresos, aumentamos el gasto y sobraron esos 13 mil millones de pesos”, planteó.

Sin embargo, la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) ha alertado sobre la continuidad de estos manejos en el presupuesto. Los legisladores plantean que por no preverse adecuadamente desde principio año, existe un rezago permanente del gasto frente a los recursos obtenidos, lo que resulta violatorio del equilibrio presupuestal que ordena la Ley de Presupuesto y Gasto Eficiente del Distrito Federal.

“Independientemente de las motivaciones, se tienen resultados incorrectos e incluso ilegales, porque la Asamblea no está aprobando un porcentaje importante del presupuesto de ingresos”, agregó Zepeda.

En la aprobación del presupuesto para 2016, el Gobierno capitalino presentó una iniciativa por 177 mil 800 pesos, cuando al cierre de 2015 la cuenta pública fue de 214 mil millones; es decir, se dejarían sin aprobar 35 mil millones de pesos.

“El Gobierno reunió más de lo que dijo que iba a recaudar y que aprobó la Asamblea. Bastante más: 30 mil millones, y no se los regresa a la Ciudad de México en forma de servicios y bienes, además de que frena la economía. Si se le quita dinero a los contribuyentes se le tiene que devolver en forma de bienes y servicios. Pero si le quitas y no lo devuelves estás ahorrando a costa de los contribuyentes y secas la economía”, sostuvo Zepeda y Martínez.

EL DINERO Y LAS CUENTAS, ESTÁN

“Imposible hablar de 33 mil millones de pesos”, dijo el Secretario.

La respuesta de Amador Zamora a la pregunta de por qué hay tres años consecutivos de superávit es un reconocimiento a los ciudadanos.

“Afortunadamente y gracias a los contribuyentes se ha tenido superávit. Me gustaría pensar que es por el trabajo que hacemos, porque los contribuyentes han reaccionado de manera positiva a las estrategias que les hemos planteado como una nueva forma de pago de tenencia o predial en las tiendas de conveniencia, en aplicaciones, con puntos […] la recaudación de impuesto predial es sólida y es un impuesto distributivo, es uno que paga la propiedad: la más cara es la que paga más y hay un aumento importante. Aquí se recauda más del 30 por ciento del predial de todo el país”, dijo.
Consultado por SinEmbargo, Edgar Amador explicó que si a lo largo del año se puede registrar una buena recaudación, así como la consolidación de convenios federales que al inicio del año no se pueden prever, se tienen resultados positivos.

Ante el cuestionamiento de dónde está y qué se hizo el Gobierno central con el dinero, el funcionario respondió que está indicado en el Presupuesto de Egresos y que el año fiscal inicia con los remanentes del año anterior, que se dan de alta y se van gastando.

“Hay un desfase porque el presupuesto se da a conocer en diciembre, pero el año fiscal acaba hasta el 30 de abril y, en el caso de 2015, nos enteramos hasta ese día que sobraron casi 13 mil millones de pesos, no se puede poner al inicio del año fiscal, así que después del 30 de abril ya se suben al presupuesto”, explicó.
“En la Cuenta Pública que se entrega a los diputados se establece con toda claridad el monto de los remanentes en su caso y se establece de dónde viene, el desglose y cuál será el destino del gasto”.

–¿Niegan que ese dinero fue utilizado para la compra de votos en la elección del Constituyente?

–Sí, claro. Entiendo que la Fepade declaró la denuncia como improcedente. No hay recursos adicionales […] el recurso de los remanentes incluso tiene una clave presupuestal específica. Cuando se entregue la Cuenta Pública de 2016 se verá en qué se gastaron; la Ley de Contabilidad Gubernamental nos obliga a especificar la fuente de gasto. Creo que puede haber una confusión en la presentación de los números y es bueno que nos acusen de tener superávit.

De acuerdo con la Cuenta Pública de 2015, los 12 mil 820 millones de pesos están constituidos en su mayoría por recursos locales del Sector Central que representan un 42.2 por ciento de su totalidad; los Ingresos Propios del Sector Paraestatal participan en un 29.8 por ciento; las Transferencias del Gobierno Federal al Sector Central en un 23.3 por ciento y el resto lo conforman los Recursos de Crédito, Donativos y Cinco al Millar.

El 30 por ciento del total de los remanentes son dirigidos al Fondo para Estabilizar los Recursos Presupuestales de la Administración Pública, también identificado como Fondo de Atención de los Desastres Naturales en la Ciudad de México. El Gobierno de la Ciudad de México prevé asignar mil 697 millones de pesos para la atención de contingencias y emergencias epidemiológicas y de desastres naturales, así como a mejorar el balance fiscal.

También se encuentran comprendidos 271 mil millones de pesos para disminuir el saldo neto de la deuda pública; 148 millones de pesos para la reforma al Sistema de Justicia Penal; 900 millones de pesos para cubrir compromisos por el servicio de energía eléctrica, principalmente de las delegaciones; 150 millones de pesos para la implementación de la Asamblea Constituyente; 100 millones de pesos para el mantenimiento a los planteles de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México; 200 millones de pesos para el manejo integral de residuos sólidos; 150 millones de pesos para la estrategia de introducción de taxis híbridos y eléctricos en la ciudad, entre otros rubros.

DINERO A DELEGACIONES

En el informe de la Cuenta Pública se advirtieron más movimientos. El dinero que las delegaciones obtuvieron a lo largo de 2015 fue diferente a lo que el Coeficiente de Participación señala.

Al principio de año se asignó un presupuesto para cada delegación, que se estimó tomando en cuenta los índices de marginación, población total, población ocupada y extensión territorial. Hubo aumentos al presupuesto y se concentraron concentraron de manera clara en dos delegaciones: Coyoacán y Álvaro Obregón. Por otra parte, el presupuesto de Tláhuac, Tlalpan y Milpa Alta se fue a la baja.

Los recursos fueron calculados por la Secretaría de Finanzas. Coyoacán y Álvaro Obregón brincaron a Iztapalapa, la delegación más poblada de América Latina, que tiene casi 2 millones de habitantes, y a la Gustavo A. Madero.

Los criterios de asignación han variado pero son los mismos desde hace 15 años y siempre han rondado dentro del mismo marco.

Ahí, la diferencia entre el más alto y el más bajo fue de 4 veces. Ahora, esa brecha se abrió hasta 15.2 veces en el presupuesto.

Las dos delegaciones que recibieron más dinero rebasaron incluso el porcentaje más alto de la regla, cuyo tope era de 12.30 por ciento para una delegación y lo permitía para Iztapalapa. Ahora Álvaro Obregón, por ejemplo, recibió un aumento de 15.56 por ciento.

Este dinero, derivado del superávit que no fue aprobado por la Asamblea, pasó por el Presidente de la Comisión de Gobierno, el Diputado Leonel Luna, y por el Presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública y ex Delegado de Coyoacán, Mauricio Alonso Toledo Gutiérrez.

Para César Cravioto Romero, coordinador de Morena en la ALDF, el uso de este dinero está relacionado con los actos que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) realizó para obtener votos en elecciones, como la de la Asamblea Constituyente.

Shaila Rosagel, reportera de este sitio digital, escribió que previo a la elección, se destinaron 500 millones de pesos para la contratación de personal eventual durante cuatro meses por 4 mil pesos al mes, a través de la Acción Institucional de Empleo Temporal.

Esa Acción de Gobierno fue autorizada para algunas secretarias y delegaciones gobernadas por el PRD por la Oficialía Mayor y la Secretaría de Finanzas.

En esa partida, Alvaro Obregón recibió 5 millones 720 mil pesos; Coyoacán, 10 millones 770 mil pesos; Gustavo A. Madero, 21 millones 200 mil pesos; Iztacalco, 4 millones 035 mil pesos; Iztapalapa, 24 millones 820 mil pesos, y Venustiano Carranza, 10 millones 080 mil pesos.

El Partido Acción Nacional (PAN) presentó una denuncia ante la Fiscalía Especializada para Delitos Electorales (Fepade), dos denuncias: una encontrar del Gobierno y una más contra el Delegado en Coyoacán, José Valentín Salgado, por prácticas ilegales en el proceso electoral, como intercambio de votos por tinacos y compra de sufragios por mil pesos.

“Esto es grave porque dejamos que el Gobierno de la Ciudad de México decida, de manera discrecional, la utilización de esta cantidad de dinero. Lo hace como quieren y lo vimos muy claro ahora en el proceso preelectoral del Constituyente. Como tiene mucho dinero, se dedicó a contratar genere eventual para que le operara políticamente al PRD y como esas delegaciones tienen mucho dinero, se dedicaron a regalar tinacos, tarjetas con dinero, becas, etcétera, sólo con fines electorales. Eso no puede suceder”, dijo Cravioto.
Morena revisará las distintas leyes que tienen que ver sobre el tema presupuestal y poner candados para que esto no se repita”, expuso el legislador en entrevista.

Por tal razón, planteó, si ya se conoce que la recaudación tiene cierta tendencia, no se puede presupuestar menos dinero de lo que recaudó el año anterior.

“El año pasado terminó la recaudación superando los 200 mil millones de pesos y el presupuesto aprobado para este año, fue de 180 mil millones. Ya de entrada, se está planeando con un presupuesto mucho más bajo a lo que se logró recaudar”, expuso.

Finalmente, insistió que desde octubre de 2015, Morena advirtió que habría un superávit y que no se podría tener un presupuesto de 178 mil millones, por lo que se tenía que subir a por lo menos 190 mil millones. La Asamblea Legislativa aprobó 181 mil millones.

“Entonces, la conclusión es que este año tendremos de nueva cuenta un superávit superior a los 20 mil millones de pesos”, destacó.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: