Las mentiras de la Reforma Energética

Publicado el Julio 11, 2016, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

Sanjuana Martínez
Sanjuana Martinez
sinembargo

“Con la Reforma Energética, voy a bajar el costo de la luz eléctrica, les va a llegar el recibo de luz por menos y ese es un compromiso que he hecho con todos los mexicanos”, dijo Enrique Peña Nieto en un anuncio televisivo de su campaña electoral a la Presidencia.

Luego, lo repitió frente a todos los gobernadores: “Otro aspecto de la reforma energética es que apoyará la economía de las familias mexicanas al reducir el costo de la luz y el gas. Esto significa que tendrá beneficios directos en los hogares del país”.

Después lo reiteró en su campaña publicitaria por Televisa y TV Azteca: “Si llevamos a cabo esta reforma, bajará el precio de la luz y del gas”.

¿Cuántas veces escucharon ustedes decir a Peña Nieto estas mentiras? ¿Decenas, cientos, miles…? Sabemos que los engaños llegan en las campañas electorales, que las falsedades se repiten durante los primeros años de gobierno, pero reiterar una mentira hasta la saciedad, es sencillamente, una burla para los mexicanos.

Sí, Peña Nieto se burla de los mexicanos, se carcajea, en especial de los que votaron por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y luego del resto de los ciudadanos, víctimas de sus nefastas reformas. No hay una buena, todas nos afectan, nos condenan, nos convierten en víctimas propiciatorias de un desastre anunciado.

Y se burla, porque las tarifas de luz y gas, no solo bajaron, sino que subieron y seguirán subiendo en una carrera imparable hacia el despeñadero de nuestra maltrecha economía, basada principalmente en un salario de hambre, un paupérrimo salario de mentiras, simulaciones y ficciones financieras del gobierno.

Peña Nieto se ríe, porque algunos incrédulos creyeron que con la Reforma Energética, cuyo objetivo principal es vender a las trasnacionales nuestro petróleo y nuestro gas, las tarifas iban a bajar… ¡Qué risa!… ¡Inocentes palomitas que se han dejado engañar!.

Este mes, recibimos la noticia que exhibe las mentiras de Peña Nieto: la Comisión Federal de Electricidad (CFE) anunció el aumento en las tarifas de luz para el sector industrial, comercial y doméstico, es decir, para todos, los que tienen y los que no tienen, ricos y pobres.

A los empresarios que le aplaudieron sus reformas, porque sabían que se iban a lleva un pedazo del pastel energético ofertado a extranjeros y nacionales, felicidades, porque seguramente ya están ganando dinero en carretillas, pero aquellos empresarios que lo apoyaron porque creyeron en su palabra y pensaron reducir costos de producción con tarifas bajas de luz y gas, ¡Zaz!…¡Sopas!…¡Allí tienen su reforma!.

El incremento para el sector industrial es del 2 y 5 por ciento; para el comercial suben de 5 a 7 por ciento, y la tarifa de uso doméstico de alto consumo tendrá un incremento de 6.8 por ciento respecto a la del mes de julio de 2015.

Dice la CFE que a los que consuman poco no les subirá el recibo. Otra falsedad. Desde que empezó el sexenio de Enrique Peña Nieto, todos hemos ido recibiendo incremento en nuestros recibos a pesar de consumir básicamente lo mismo.

El golpe es para todos los mexicanos, y lo anuncian en el mes más caluroso en el Norte y en otros estados de la República, donde a las 10 de la noche hay 30 grados, después de sufrir temperaturas de 43 grados durante el día y es indispensable tener un aire acondicionado para poder dormir.

Finalmente al gobierno no le importa que sus ciudadanos puedan dormir, planchar la ropa, cocinar y hacer funcional los hogares con energía eléctrica, tampoco le interesa saber cómo vamos a pagar estos aumentos de luz y gas, si desde hace cinco seguimos recibiendo prácticamente el mismo salario con aumentos de dos pesos anuales.

Al gobierno del señor Peña Nieto y a sus amigos funcionarios, ex funcionarios, políticos y empresarios beneficiados con la reforma energética de la mentira, lo que verdaderamente les interesa son sus intereses.

Y les da igual porque ellos siguen ganando cada segundo, cada minuto, carretillas de dinero. En particular, porque con la reforma energética también suben los precios de las gasolinas.

Para béneplacito de los votantes del PRI, la Magna subió 24 centavos y llegó a 13.40 pesos por litro; la Premium se vende a 14.37 pesos porque subió por segundo mes consecutivo, recordemos que en junio costaba 14.03 pesos y en este mes subió 34 centavos. Igual está el recibo de gas que aumentó 18 por ciento en junio.

Mientras tanto, Peña Nieto sigue bla, bla, bla… “Esta reforma no es una promesa de futuro, es una realidad que hoy estamos ya viviendo, porque la infraestructura que ha venido desarrollando CFE, la participación que en este sector ya se tiene hoy en día, del sector privado, está permitiendo realmente una disminución significativa en las tarifas de energía eléctrica”.

Y continúa bla, bla, bla… riéndose de nosotros: “Gracias a la reforma hacendaria, por primera vez en cinco años, ya no habrá incrementos mensuales a los precisos de gasolina, diésel y gas LP”.

Y para premiar al anunciante de los aumentos, el señor Peña Nieto le ofrece presidir al PRI. Un sonriente y despreocupado, Enrique Ochoa Reza presentó su renuncia a la dirección general de la CFE, para “contender” por la dirigencia del PRI como candidato único: “El PRI está de pie frente a sus adversarios que nos quieren ver en la lona… pero somos la mejor alternativa política”.

¡Aplausos!…¡Risas!…¡Carcajadas!…

www.websanjuanamartinez.com.mx
Twitter: @SanjuanaMtz
Facebook: Sanjuana Martinez

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: