Cuento Quincenal: ¡Primero está mi hermano! @JoseCruz777

Publicado el Agosto 26, 2016, Bajo Cuento, cultura, Autor Rucobo.

muchas-gracias-por-habrme10338270_10152375695638011_2389932326587147790_n

¡Primero está mi hermano!
Género: Cuento corto
25 agosto 2016

Quiero empezar este relato verídico, con la advertencia de lo expuesta que queda su historia una vez que haya sido contada a un escritor. No hay secrecía que valga. Si bien se altera el nombre, lugar y fecha para proteger la identidad de los personajes verdaderos, estos salen a la luz pública y su relato engrosará el cúmulo de historias que a diario se suscitan.

No se impresione con mis narraciones, la vida es así de sórdida y los hechos cotidianos que suceden a diario , superan fácilmente a la más febril imaginación. Tampoco pretendo con ellos, dar lecciones de moral, no es mi interés, no se me da, y porque además ese concepto es muy elástico y de difícil aplicación en sociedades diversas. Lo que en un lugar es una inmoralidad, en otro puede ser práctica común y visceversa.

Abordemos sin más, la historia de Ramón, en algunos aspectos. La vida de cualquier persona es tan rica en experiencias, que el escritor más prolífico no alcanzaría a relatar el 10% de ella. Ramón hace un año que fue abandonado por la esposa, quien lo cambió por otro, él es un hombre de pelo en pecho, barba cerrada y con todo ello, el llanto afloró en sus ojos al relatármelo. Es muy claro que la amaba y de ese amor nacieron dos hijos, la mayor, hoy de 24 años y tres hijos, el hermano con 21 años y recientemente arrejuntado con una joven, sin hijos aún.

Ramón siempre ha sido un visionario en los negocios y posee además una gran suerte en las ventas. Con un exiguo estudio de primaria, gana más dinero que muchos profesionistas. Me asombró su historia y al verlo en un estado de aflicción le pregunto, ¿y la casa y el automóvil nuevo que le compraste? Me responde; “Se quedó con todo y ahí metió al hombre, que me han contado ni siquiera trabaja”.

Me quedé atónito, ¿hasta dónde puede llegar un hombre bueno por el amor de una mujer? Hace unos días, me visita nuevamente y me da cuenta de la continuación de la escabrosa historia, le pregunto, ¿En qué quedó ese asunto, volvió tu mujer al darse cuenta de lo que había hecho? Me dice, “No, ya no volvió si ha regresado la hubiera perdonado, después de unos meses dejé de darle dinero y la última mensualidad del automóvil tampoco la pagué”.

Ramón, se habrán percatado, es un hombre extraordinariamente bueno rayando en pend…eso. Con ello confirma mi teoría de que las mujeres abandonan principalmente a hombres nobles, a los dominantes y violentos no los abandonan, “Nada más los engañan” ¿qué dijeron ya nos salvamos? Una prueba más que Ramón es un buen ser humano viene a continuación.

seduccion

Me comenta que hace unos meses fue al municipio de donde es originario a visitar a su madre y a un hermano, entre otros familiares, el hermano al verlo tan deprimido le ofrece trabajo, la esposa tiene un próspero negocio de ropa y calzado a crédito, además ganó un puesto político de elección popular y no lo va a poder atenderlo debidamente. Incluso Cecilia -así se llama la cuñada- le ofreció que tomara de la tienda todo lo que quisiera, Ramón rechazó el ofrecimiento.

Con la protesta de de su familia decide regresar a esta localidad, yo mismo le comenté, te hubieras quedado allá, para que estar atormentándote con recuerdos en estos rumbos, me contesta, “No puedo quedarme allá porque… le gusto a mi cuñada”, me deja pen.. sativo esa información, porque incluso conozco a la dama en cuestión. Le dije tal ves sean suposiciones sin fundamento las tuyas, para confirmar su aseveración me cuenta una asombrosa historia.

Hace veinte años, Ramón tenía 26, cecilia 32 y el hermano 38, él se mortificaba con lo que consideraba demasiado el afecto que le profesaba su cuñada, la que “Casualmente” lo pilló varias veces denudo y a Ramón le parecía que no eran propiamente casualidades. En cierta ocasión Cecilia le pidió que fuera a su casa para hacerle unos encargos, el hermano no se encontraba en la población, por lo tanto se hallaban solos en casa.

1-CLAVAR1

Cecilia hay que aclararlo es una suculenta señora de piel morena y curvas pronunciadas. Lo recibe con efusión y le pide que la espere un momento, acto seguido se dirige a su recámara. El ambiente estaba cargado de sensualidad, Ramón percibía el tenue aroma de las feromonas de su cuñada, lo que vino a mortificarlo. Finalmente sale Cecilia de su cuarto, pero, venia en provocadora bata abierta en la parte frontal y… sin ropa interior. Va directamente a Ramón, quien al ver el hermoso cuerpo desnudo, su pubis y sus turgentes senos, tiene una visible y masculina respuesta a sus atributos.

Cecilia segura sus atractivos le pone sus manos al cuello. Ramón, casi pierde la fuerza de voluntad y casi se abandona a un placer prohibido y perverso, en un último esfuerzo le grita, “No, primero está mi hermano”. Luego, con suavidad pero con firmeza, toma los tirantes sueltos de la bata y se los amarra, sepultando con ello toda posibilidad de un hecho incestuoso, que seguramente pasa frecuentemente, a todas horas, en diferentes lugares.

Me dice, “Ves porqué no podía ni debía quedarme”. Lo felicito sinceramente por ser un hombre íntegro, me complace ser amigo de personas con principios firmes, que dominan sus impulsos primarios y actúan con honestidad. Si a cometido ese acto bestial
-por ser la mujer del hermano-, todavía sería hora de estarlo lamentando. Comentamos luego, que eso no se hace con una cuñada porque es monstruoso, pero, ni con las esposas de los amigos porque es deslealtad hacia ellos. Se retira Ramón, me digo, ¡él es un buen hombre, como pocos!

Autor: José Cruz Pérez Rucobo

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: