Resignación o subversión

Publicado el Agosto 30, 2016, Bajo Columna de opinión, Autor MonaLisa.

Entrevista de Rubén Luengas(@rubengluengas)  con Pedro Miguel(@Navegaciones) tras su entrevista con Julian Assange
Pedro Miguel, opinión en La Jornada, 30 agosto 2016

Este gobierno carga con los fardos de Montiel, Atenco y los feminicidios en el Estado de México, el repudio juvenil que cristalizó en #YoSoy132, las pifias oratorias y declaratorias de Peña Nieto, el Monexgate, la atrocidad de Iguala, las masacres de Tlatlaya, Tanhuato y Apatzingán,

los escándalos de la Casa Blanca, Malinalco, Miami, OHL y Grupo Higa, el desastre de la reforma energética, las convulsiones sociales detonadas por la reforma “educativa”, la barbarie de Nochixtlán, el estancamiento económico, el incremento de la pobreza, la estrepitosa caída de su imagen internacional –que es la que le importa– y, para poner la cereza en el pastel, la revelación de los plagios en la tesis de licenciatura de quien hoy ejerce la Presidencia. El accionar gubernamental ha provocado además la agresividad autoritaria de las cúpulas empresariales y una iracunda reacción de las eclesiales en contra de Los Pinos.

Con ese telón de fondo, caracterizado por la evidente reducción de los márgenes de gobernabilidad, se anuncia que los trabajadores deberán aportar mucho más dinero del que actualmente entregan a sus fondos de pensiones, se impone un incremento en las tarifas energéticas y los representantes oficiales se levantan de la mesa del diálogo con el magisterio en resistencia. El gobierno actúa como si tuviera detrás un sólido respaldo social e ignora que el descontento en su contra se extiende, por angas o por mangas, a siete u ocho de cada diez ciudadanos. No es fácil de entender.

Una primera hipótesis para explicar este comportamiento incendiario sería el de la descompostura generalizada en el tablero de instrumentos: el grupo gobernante no se entera de lo que ocurre afuera de sus oficinas, o bien no es capaz de interpretar correctamente los datos del país. Si esta noción fuera correcta habría que concluir que el gobierno cree que el suelo está mucho más lejos de lo que en realidad está y que confía en las medidas de autoridad para restablecer a rajatabla su propio rumbo y el de su programa de devastación económica, social e institucional. En ese escenario, Peña seguiría aferrado a su sueño de restablecer la presidencia priísta omnímoda y omnipotente y su equipo estaría viendo los graves desarreglos nacionales provocados en estos cuatro años como turbulencias pasajeras e intrascendentes.

Otra posibilidad es la de la resignación: el grupo gobernante se da perfecta cuenta de lo que está ocurriendo pero se ve obligado a seguir el rumbo de colisión porque sus mandantes reales –los grandes capitales vernáculos y foráneos, los organismos financieros internacionales y el Departamento de Estado del país vecino, por ejemplo– no le dejan alternativa ni le permiten efectuar la menor variación en el plan. En este supuesto, el priísmo gobernante se habría resignado ya a devolver el puesto presidencial al panismo, específicamente en la persona de Margarita Zavala de Calderón. El régimen oligárquico confiaría en que en seis años se habría disipado la pavorosa estela de corrupción, violencia e ineptitud dejada por el calderonato y Acción Nacional estaría en condiciones de volver, con una imagen lavada por el tiempo y el contraste y, desde luego, con la mano (no tan) invisible de Washington guiando el mercado político.

Una tercera: la huida hacia adelante. Ante lo que parece la imposibilidad de mantenerse en el poder en las elecciones de 2018, el equipo gubernamental apuesta en forma deliberada a provocar una desestabilización nacional que le permita interrumpir la normalidad constitucional –ya tiene los instrumentos legales para ello– y dar un golpe que le permita mantenerse en el poder por un lapso indefinido en tanto se negocia una recomposición de las alianzas interoligárquicas, un nuevo contrato con el gobierno estadunidense y alguna salida legitimadora. Esta tercera hipótesis es escalofriante, pero los desplantes oficiales en tiempos tan inciertos hacen posible una lectura de los recientes gestos de gobierno –la masacre de Nochixtlán incluida– como piezas de un plan de provocación: exaspera, exaspera, que algo queda.

Para las organizaciones y los movimientos contrarios al régimen y empeñados en recuperar al país del desastre peñista resulta crucial el ejercicio de auscultación de las tendencias e intenciones del grupo gobernante a fin de hacer posible el tránsito, mediante una amplia confluencia social y popular, hacia la recuperación nacional y hacia una nueva etapa en la que el poder público en México pueda ponerse al servicio de la población y no de los intereses oligárquicos.

navegaciones.blogspot.com

Twitter: @Navegaciones

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: