No vendan su dignidad… basta de “te lo firmo y te lo cumplo”, pide Delfina Gómez a los mexiquenses

Publicado el Febrero 12, 2017, Bajo MORENA, Autor LluviadeCafe.


Sinembargo
Ciudad de México, 12 de febrero (SinEmbargo).– La hija de un albañil y una ama de casa, Delfina Gómez Álvarez, ha puesto a temblar a la estructura, en teoría invencible, que durante 90 años ha dado al Partido Revolucionario Institucional (PRI) uno de sus bastiones históricos: el Estado de México.

Se trata de la precandidata a la gubernatura del Edomex del partido que lidera Andrés Manuel López Obrador: Movimiento Regeneración Nacional (Morena). Delfina Gómez, una desconocida para muchos, le pisa los talones en las encuestas con más de 20 puntos de intención del voto al precandidato tricolor –del Grupo Atlacomulco–, Alfredo del Mazo Maza, y a la posible candidata del Partido Acción Nacional (PAN), Josefina Vázquez Mota.

“Lo único que veo es que ahorita llevo dos impugnaciones del PAN. Y pues lo traduzco en que es algo que está haciendo el PAN con beneplácito del PRI. Eso me deja entrever que el objetivo es Morena. Ya es PRIAN en contra de Morena, le van a dar toda la lucha y toda la pelea, por eso están nerviosos y están haciendo esas acciones”, dice en entrevista con SinEmbargo la hasta ahora precandidata.

Delfina lleva tres impugnaciones en semana y media: dos del PAN y una del PRI en contra de sus spots y de sus actos de precampaña. El poder político en la entidad está “nervioso”, dice profesora, quien durante décadas enseñó en educación básica.

Para los analistas, los comicios de este año son esenciales para perfilar la elección de 2018. El Estado de México tiene un presupuesto para 2017 de alrededor de 260 mil millones de pesos; por arriba del de la Ciudad de México, que para este año está previsto en 204 mil millones de pesos. En la entidad están en juego también 11 millones de votos.

Delfina Gómez Álvarez, la carta fuerte de Andrés Manuel López Obrador para los comicios, tiene 54 años, es ex Alcaldesa del municipio de Texcoco y Diputada federal con licencia por Morena.

Su carrera profesional ha girado en torno a la docencia. Tiene una Maestría en Educación, con especialidad en Administración de Instituciones Educativas, por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) y una Maestría en Pedagogía.

Gómez Álvarez fue secretaria de relaciones en la delegación 34 del Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México (SMSEM) y Secretaria general en la Delegación 04 de ese mismo sindicato.

De acuerdo con su declaración patrimonial, publicada en la plataforma “3de3” y que realizó como Diputada federal de Morena, Delfina Gómez posee una casa adquirida a crédito de 52 metros cuadrados, con un valor menor a los 200 mil pesos; un vehículo Nissan modelo 1997 valuado en 79 mil 500 pesos; varias joyas adquiridas a crédito valuadas en total en unos 190 mil pesos; tres tarjetas bancarias con un saldo menor a 100 mil pesos, y una entre 100 mil y 500 mil pesos, además de un bien inmueble en proceso de adquisición ubicado en Texcoco, del que no se especifica su valor.

Delfina es soltera y no tiene hijos debido a que decidió dedicar su vida a estudiar y a trabajar como docente.

“Ya con mil 500 niños que tenía en la mañana y mil 300 en la tarde, llegaba muy apapachada a mi casa. La verdad mis alumnos me nutrieron mucho, con eso cubro la parte maternal”, dice.

***

La precandidata de Morena a la gubernatura del Estado de México, y Andrés Manuel López Obrador, líder de ese partido. Foto: Cuartoscuro

–Nos gustaría saber sobre usted. Leyendo su trayectoria académica, veo que tiene dos maestrías, su licenciatura y ha estado muy enfocada a la educación. ¿De dónde proviene?, ¿cuáles son sus raíces?

–Soy profesora, nací en Texcoco, mi padre se dedicaba a la albañilería, mi madre era una ama de casa que siempre se dedicó al cuidado y a la educación de mis dos hermanos y una servidora. La raíz de Delfina es el trabajo de manera permanente, la constancia; porque algo que me enseñaron mi padre y mi mamá fue que a base de constancia, de esfuerzo, de no perder tu sueño pudieras llegar a lograr lo que tanto anhelabas. Mi mamá y mi papá con esfuerzos nos dieron una carrera a los tres hermanos, todos somos profesionistas. [Los padres] Nos enseñaron que teníamos que buscar alternativas para poder seguir los estudios. Yo termino la secundaria, mi hermana y yo terminamos juntas; no había dinero para seguir estudiando. Mi papá nos decía: “lo que les puedo dar es lo de la cooperación y lo del transporte”, porque pasaba un transporte por nosotros. Decidimos aceptar el reto, a partir de ahí estudiaba en las mañanas, salía y me iba a trabajar. Conseguí un trabajo de institutriz con unos niños de Texcoco cuyos papás eran médicos y les ayudaba hacer las tareas, a preparar sus cosas para el otro día. Al principio yo me preguntaba: “¿por qué mi papá no hace un esfuerzo?”, pero eso permitió que nos volveríamos responsables y valoráramos el esfuerzo y lo que se requiere para lograr un sueño. A partir de ahí mi vida fue mi trabajo y mi estudio. Cursé la Universidad Pedagógica Nacional, venía los sábados y dos días a la semana. Terminé la universidad y como me apasiona el estudio decido entrar a una Maestría en el Centro de Estudios Superiores de Educación, luego se da que en el Tecnológico de Monterrey hay un programa de becas donde el instituto paga una tercera parte, el sindicato de maestros otra y una tercera parte una servidora. Así estudio otra Maestría, la de Planeación y Administración. Cuando me invitan a participar para la Presidencia Municipal de Texcoco no me lo esperaba porque yo era maestra de grupo, llegué a ser directora a través de puntaje escalafonario. Cuando me apuntan para ser candidata no me la creía porque no era militante de ningún partido, no tenía experiencia política, pese a eso, entré y la gente confió en mí y logré ser Presidenta Municipal.

–¿Qué la hace interesarse en la política?

–La falta de atención de las autoridades para con los ciudadanos. Yo cuando caminaba de mi casa a la escuela, eran como unas seis cuadras, veía que hacían falta lámparas, mejora de imagen urbana; los funcionarios se pierden en el puesto y ya no atienden a los vecinos y cuando tengo esa oportunidad de ser candidata para mí fue un reto demostrar que sí se puede hacer otro tipo de política y atender las necesidades de los ciudadanos. Afortunadamente demostré que sí se podía hacer un tipo de política diferente, aplicación de los recursos de manera justa y con equidad.

–¿Cómo se da este acercamiento con Morena?

–Me hacen favor de invitarme un grupo de compañeros que son integrantes de Morena, que en ese momento era movimiento, y le apuestan a la maestra Delfina; yo pensé que me iban a invitar como regidora o directora de educación que es mi área. Así empieza el acercamiento. Yo no me he afiliado a Morena, sigo siendo ciudadana sin afiliación y es algo que Morena me ha respetado mucho. Yo pedí que no me afiliaran porque creo que, a veces, el ser afiliada no asegura que hagas la práctica de los principios que te establecen. Ya los traigo, desde pequeña me enseñaron a ser honrada, disciplinada, comprometida al servicio, a la gente.

–¿No le gusta la idea de pertenecer a un partido político?, ¿por qué no se afilia?

–Lo veo como una acción de libertad. Cuando tomas tus decisiones sin estar limitada por estar en un partido, grupo o asociación tienes esa libertad. Para mí, es la manera de ser auténtica, libre. Eso lo he practicado en toda mi vida; cuando me comprometo a algo, lo hago sin necesidad de por medio un papel. Yo recuerdo a mi mamá cuando ya no nos alcanzaba el dinero para la comida, iba con el señor de la tienda de la esquina, que se llamaba Pancho, y le decía: “sabes qué Pancho, préstame, porque ya no me alcanzó la raya [quincena] de mi esposo. Préstame yo te pago ahora que le paguen a mi esposo”. Y este joven, muy lindo, nos prestaba para el abarrote y cuando mi papá cobraba lo primero que hacía era irle a pagar a Pancho. Eso me enseñó que tu palabra debe tener mucho valor, mucho compromiso, y no es necesario comprometerte a través de una firma, con un documento, que es lo que hacen algunos: “te lo firmo y te lo cumplo”, dicen, y luego no cumplen.
–Maestra, estaba viendo su declaración patrimonial, de intereses, fiscal. ¿En la declaración de intereses no tiene parientes en puestos políticos?

–No, afortunadamente lo que hemos tenido como familia es gracias al esfuerzo. Mi hermana es maestra, ya está por jubilarse, mi hermano es profesor. Cuando yo estuve como Presidenta, el único que ocupó cargo en la presidencia fue mi hermano, porque como no soy casada, él ocupó el cargo de presidente del DIF [Desarrollo Integral de la Familia], que es un puesto honorario, pero de ahí en fuera, no. Yo comulgo que en la administración tiene que estar gente que tenga el perfil y que sepa lo que está haciendo porque nos han dado una mala experiencia, lo que vemos con las administraciones actuales, que meten al compadre, al amigo, al que le deben un favor. Eso no beneficia a la sociedad, se hacen políticas públicas de ocurrencia, no se parte de una realidad, una necesidad de la gente, lo que hicimos en la administración fue gente que realmente cumpliera con ese compromiso.

–En su declaración patrimonial tiene una casa a crédito, un Nissan de 1997. Hay un inmueble que dice que está en proceso de compra, ¿qué es ese inmueble maestra?

–El inmueble es herencia de mi tía, nada más que no los vendieron cuando estábamos muy chiquitas y mi papá lo fue pagando. Imagínate cuántos años pasan y todavía estamos en ese proceso de arreglarlo. Ya está, falta sacar las escrituras. Ese es el que está en proceso. La casita que compré es un departamento de interés social; esa la compré hace como 20 años. Ahorita donde vivo es de parte de mi abuela y el espacio que ocupo es de mi hermana. Ella me está haciendo el favor de tenerme ahí un ratito y espero que me siga teniendo, que no me vaya a dar el adiós ahorita.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: