Monreal y la guerra sucia que ya comenzó – Por @ginesacapulco

Publicado el Febrero 21, 2017, Bajo Columna de opinión, Autor MonaLisa.

guerra-sucia
Por Ginés Sánchez – La Jornada de Guerrero – Martes 21 de febrero de 2017

Algunos medios y periodistas tendenciosos llevan ya muchos meses vigilando con lupa todos los movimientos de Ricardo Monreal en su gestión al frente la la importantísima demarcación Cuauhtémoc de la Ciudad de México.

Intentaron ya hace un tiempo armar un escándalo nacional porque uno de sus funcionarios portaba algo así como medio millón de pesos en efectivo. Equiparaban dicho asunto (al final públicamente aclarado) aun dándole más tiempo en sus espacios informativos que a hechos que empezaban a ser del dominio público y que involucraban malversaciones de miles de millones de pesos de las criminales administraciones corruptas de personajes impresentables como los Duarte, Borge y Guillermo Padrés.

En últimos días se pretende crucificar a Monreal por supuestas irregularidades en la adjudicación de un par de contratos de obras menores. En el noticiero matutino de Ciro Gómez Leyva se ha dado espacio a Ricardo Monreal y a su equipo para dejar en claro el asunto, incluso llevando a admitir a un representante del membrete Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, del cual está detrás un personaje de probada fama de traficante de influencias, como Claudio X. González, que, en efecto, no existe ningún acto de corrupción ni lejanamente probado en sus investigaciones.

Todo lo anterior nos lleva a la reflexión de que la guerra sucia contra Andrés Manuel López Obrador está y seguirá creciendo día con día, porque la estrategia no escatima en tácticas para intentar frenarlo, y una de estas es el intento de pulverización del voto antisistema.

El PRIAN lleva tiempo invirtiendo en esquiroles que harán las veces de “candidatos independientes”, como Pedro Ferriz y Jorge Castañeda, a los cuales más recientemente se ha sumado el mas entusiasta abarquista, en sus días de gloria en Iguala, Armando Ríos Piter, más los que se vayan acumulando.

La cuestión de la nueva edición de guerra sucia contra AMLO lleva también a pensar en algunos inconvenientes en que Morena ganara alguna de las gubernaturas en disputa en este 2017: sus candidatos son cada vez más fuertes, pero de triunfar en alguna de estas entidades el riesgo de posibles escándalos inducidos aumenta exponencialmente, porque se pasaría a vigilar, en su caso, a la nueva gestión en el estado de México de una manera demasiado quisquillosa –con marcaje personal, se diría en la jerga futbolística–, de una forma que distaría, pero en mucho, al trato que se le da a la actual administración priísta de Eruviel Ávila.

En México se miden las cosas; cuando de AMLO se trata, con raseros muy distintos, incluyendo el uso uso del “calumnia, que algo queda”, que ya les ha funcionado en procesos anteriores.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: