El doble discurso de Felipe Calderón

Publicado el Febrero 28, 2017, Bajo Columna de opinión, Autor MonaLisa.

Calderón -md3-c-683x1024
El expresidente Felipe Calderón. Foto: Miguel Dimayuga

La decisión de Cuba de negarle la entrada a su territorio a Felipe Calderón dio origen a un pequeño escándalo que estalló en Twitter, donde el panista lamentó el hecho y dijo anhelar que “un día todos los latinoamericanos podamos vivir en libertad, justicia y democracia”. Pero el expresidente parece olvidar que en su sexenio, y por un incidente menor, el gobierno expulsó a un periodista italiano; también olvida que él mismo celebró la deportación de cinco extranjeros luego de los hechos de Atenco en 2006.

POR ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA, CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- 28 FEBRERO, 2017

El 6 de mayo de 2006, 48 horas después de que un operativo policiaco se consumara en San Salvador Atenco, Felipe Calderón expresó su apoyo a los gobiernos del entonces presidente Vicente Fox, y del mexiquense, Enrique Peña Nieto. El saldo fue de dos jóvenes muertos, más de 200 detenidos, decenas de torturados, mujeres víctimas de agresión sexual, así como cinco extranjeros expulsados, sobre los que el entonces candidato presidencial del PAN dijo:

por Taboola Enlaces Patrocinados .
La Verdad Sobre Messi Que Nadie Se Ha Atrevido A Contar
Desafio Mundial
Conoce los países más peligrosos para vacacionar
SnapMundo
Cualquier idioma extranjero en 2 semanas – es posible!
Fast Phrases
“Es sorprendente que haya extranjeros metidos en este asunto; es para ir a investigarse perfectamente, porque me parecería inaceptable una intervención de extranjeros en cosas de mexicanos.”

Calderón se refería a las españolas Cristina Valls y María Sortres, la alemana Samantha Dietmar, así como a los chilenos Mario Alberto Aguirre y Valentina Larissa Palma, quienes un día antes fueron expulsados del país por su presunta participación en los hechos de Atenco.

Ya con Calderón en la Presidencia, el gobierno mantuvo la prohibición para que los mencionados extranjeros volvieran a México, hasta que en abril de 2009 un amparo invalidó la orden girada por el Instituto Nacional de Migración (INM), que no había fundado ni motivado adecuadamente la medida; es decir, no comprobó los actos que les imputó para expulsarlos.

Casi 11 años después a Felipe Calderón le pasó lo mismo: la mañana del pasado martes 21, el expresidente escribió una serie de tuits informando que el gobierno de Cuba no autorizó su ingreso a la isla y lamentaba no poder estar en el homenaje al extinto disidente Oswaldo Payá, cuya hija, Rosa María, era anfitriona de una concentración de personalidades de distintos países relacionados con la Fundación para la Democracia Panamericana y organizaciones locales anticastristas.

Los mensajes de Calderón se iniciaron a las 10:00 horas, aunque una hora y media antes había calificado de absurdo que impidieran el arribo de la chilena Laura Mariana Aylwin Oyarzún, exministra de Educación de su país e hija del expresidente Patricio Aylwin, y destacada por su activismo democristiano internacional, igual que Calderón quien, poco antes de conocer que también estaba vetado, pedía al gobierno de Raúl Castro una rectificación.

A Calderón y Aylwin se sumó –entre otras personalidades– el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro Lemes, a quien la anfitriona del acto pretendía otorgar el premio “Oswaldo Payá”. Así que a lo largo del martes 21, las críticas se internacionalizaron.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (Minrex) emitió un comunicado un día después, el miércoles 22, para exponer los motivos de su decisión. En síntesis calificaba a Aylwin, Calderón y Almagro de “personajes ultraderechistas”; y a los organizadores del acto los acusó de ser “un grupúsculo ilegal anticubano” relacionados con diferentes organizaciones internacionales a las que señaló también de “derechistas”.

Según el Minrex, se trataba de un plan para dañar la imagen internacional del país que “consistía en montar en La Habana una abierta y grave provocación contra el gobierno cubano” y “generar inestabilidad interna”.

En cuanto a esto último, el planteamiento y la consecuencia eran similares a lo expuesto por Felipe Calderón en 2006 para el caso de México: se trataba de extranjeros que iban a Cuba para inmiscuirse en cosas de cubanos, por lo cual se les trató como indeseables.

El caso Proiestti

Entre el 29 de noviembre y el 10 de diciembre de 2010, Cancún fue sede de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, una de las cumbres internacionales más relevantes en el sexenio de Felipe Calderón.

Anfitrión, el entonces presidente de México ingresaba a una de las sesiones del encuentro cuando, entre un grupo de periodistas, alguien le gritó “espurio”, un vocablo que aludía a las condiciones de su victoria en la elección de 2006 que lo persiguió durante todo el sexenio.

Entre el grupo estaba el periodista italiano Giovanni Proiestti, corresponsal de Il Manifesto, un legendario periódico de orientación comunista editado en Roma. El periodista llevaba 15 años en Chiapas, donde además de realizar trabajos periodísticos era catedrático en la Universidad Autónoma de Chiapas y había formado ya una familia. Había llegado a México como parte de la oleada de periodistas extranjeros que cubrieron el alzamiento zapatista.

Según los testimonios de sus amigos y colegas, recogidos por la agencia Apro en abril de 2011, Proiestti se rio de la afrenta a Calderón, aunque no fue quien lanzó el grito de “espurio”. El Estado Mayor le pidió mostrar su acreditación como reportero y canceló su acceso a la cumbre.

En los días siguientes se iniciaron las alertas por la seguridad de Proiestti. La mañana del 16 de diciembre de 2010 fue detenido en San Cristóbal de las Casas, acusado de portación de mariguana. Amigos y familiares del periodista avisaron a la embajada de Italia. Nueve horas después de la detención, una funcionaria de la Procuraduría chiapaneca acudió al lugar de detención, lo dejó en libertad, le ofreció disculpas y le dijo que había sido una confusión.

El 15 de abril de 2011 Proiestti fue citado en la delegación del INM en Chiapas. Ya no se supo más de él hasta las 19:00 horas, cuando se enteraron de que ya iba en un vuelo con destino a Italia, en calidad de expulsado.

Expulsiones y rechazos

Ante lo ocurrido a Felipe Calderón en su intento por ir a Cuba, la Secretaría de Relaciones Exteriores también emitió un tuit: “La SRE lamenta la decisión del gobierno de Cuba, de no autorizar la visita a La Habana del expresidente Felipe Calderón”. Fue todo.

En México, por ley, los extranjeros no pueden inmiscuirse en asuntos de la cosa pública. El Artículo 33 constitucional se ha mantenido a través de la historia y su aplicación fue discrecional, a cargo del Poder Ejecutivo; en 2015 se reglamentó, por iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto, para otorgar derecho de audiencia.

Oficialmente el Artículo 33 no se aplica desde abril de 1998, cuando 12 personas fueron expulsadas por su presunta implicación con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Lo anterior se pudo identificar a partir de una consulta a la herramienta zoom del portal Infomex, donde se colocan respuestas a solicitudes de información realizadas por particulares.

Este semanario documentó (Proceso 1211), que entre 1994 y 2000 fueron expulsados, mediante la aplicación del mencionado artículo o a través de otros preceptos jurídicos, alrededor de 500 extranjeros, muchos de ellos con participación en labores humanitarias o de observación.

Las bases de datos de acceso público, relacionadas con extranjería y migración, no permiten observar cuántos extranjeros han sido rechazados –por motivos políticos– en su intento por ingresar a México y tampoco se pudieron localizar registros abiertos sobre expulsión de extranjeros por algún tipo de activismo.

En los últimos años se han documentado distintos casos y denuncias por rechazo o expulsión de extranjeros en su ingreso a México, para participar en foros o eventos similares al de Cuba, pero con otra tendencia ideológica.

Un caso: el 28 de diciembre de 2013 fue retenido y deportado el anarquista italiano Alfredo Bonanno, quien participaría en unas jornadas anarquistas en la Ciudad Universitaria.

Bonanno es un reputado autor anarquista nacido en 1937. Sus escritos son referencia internacional. Cruz Negra Anarquista, un colectivo internacional dedicado a la defensa de presos políticos y acciones humanitarias en zonas de conflicto, emitió un comunicado ese día:

“En medio de la gritería y las expresiones altisonantes de los represores que le ordenaban apagar el teléfono, (Bonanno) me informó que las autoridades migratorias le habían impedido el ingreso al territorio dominado por el Estado mexicano, declarándolo persona non grata por su presunta peligrosidad y antecedentes penales, motivo por el que lo han deportado a Argentina.”

Cruz Negra denunció también que otros participantes, como Constantino Cavalleri y Jean Weir, fueron sometidos varias horas a interrogatorios en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), antes de poder internarse en el país.

México no es un buen destino para los anarquistas internacionales. En 2004, por ejemplo, durante la realización de la Cumbre de América Latina, El Caribe y la Unión Europea, en Guadalajara, fueron detenidos Patrick Leet, Zanotti Mateo, John Domínguez, Juan Francisco Maestre Morales, Silvia Ordaz Amor, María Mar Rodríguez Jurado, Roxana Bestrin Fuentes y Laloue Desperrier Roux. El gobierno de México los expulsó por su filiación ideológica.

Un episodio más reciente, también ocurrido en la administración de Peña Nieto, es el de dos ciudadanos de origen vasco a quienes se les negó la entrada en el AICM.

A finales de julio de 2015, Asier Altuna y Floren Aoiz, miembros de Sortu, un partido vasco independentista, fueron rechazados cuando viajaron a México para participar en el Foro de Sao Paulo, convocado por la Fundación para la Democracia, que preside Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

Altuna y Aoiz, no fueron los únicos. Días antes, a la boliviana Leonilda Zurita Vargas, se le negó el visado. Ella es secretaria de Relaciones Internacionales del Movimiento al Socialismo-IPSP, la formación a la que pertenece el presidente Evo Morales.

Además de los expulsados en su sexenio, Felipe Calderón jamás emitió ningún pronunciamiento por esos casos pero, ante su frustrado intento por entrar a Cuba, expuso, una vez más a través de su cuenta de Twitter:

“Anhelo y me comprometo a luchar para que un día todos los latinoamericanos podamos vivir en libertad, justicia y democracia”.

Este reportaje se publicó en la edición 2104 de la revista Proceso del 26 de febrero de 2017.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: