¡Achis, achis; ora resulta!

Publicado el Marzo 2, 2017, Bajo Columna de opinión, Autor MonaLisa.

fortinocisneroscalzada-01_2-1-1-125-125-0-0-0-0 carstens-1024x683
POR: FORTINO CISNEROS CALZADA, opinión en el Mañana, 2 MARZO 2017

¿Cómo no va a ir mal la economía nacional? ¿Cómo no van a caer por tierra los pronósticos de crecimiento? ‘Pa´cabarla’ de amolar, Petróleos Mexicanos acaba de colocar en los mercados internacionales de capital deuda por un monto de 4 mil 250 millones de euros en tres bonos de referencia a 4.5, 7 y 11 años, a tasas de rendimiento de hasta 4.98% y un cupón de 4.875%. Además, ya se prepara otro atraco diferido más.

Según el ínclito Agustín Carstens, que no acaba de irse del Banco de México, los pronósticos de crecimiento de la economía se redujeron por culpa de Donald Trump, presidente de los Estados Unidos. De plano, el gordito ni la burla perdona: la economía no crece y los números no salen por la bola de burradas que han perpetrado las pandillas que dominan las cámaras del Congreso dirigidas por los salinistas Beltrones y Gamboa.

La más colosal de las idioteces fue haber convertido los pasivos laborales de Pemex y la Comisión Federal de Electricidad en deuda pública, lo que elevó el gasto del gobierno en un billón 700 mil millones de pesos ¡cada año! Si el ejercicio presupuestal para este año es de 4 billones 888 mil 892.5 millones de pesos, lo que deberá destinarse para pagar las pensiones de los trabajadores jubilados de las dos empresas es casi el 35 %.

Pemex y la CFE carecían de sistema de pensiones no obstante que los trabajadores se jubilaban a los 55 años de edad o 25 de servicio. La borrachera del petróleo impidió que se tomaran medidas previsoras para hacer frente a los compromisos de las empresas con el personal que se jubilaba y que hereda a sus deudos sus pensiones. Era una carga tan pesada, que las pandillas unidas encontraron una salida para librar a los nuevos dueños.

Pero, si eso fuera poco, ahora el gobierno, que antes recibía carretadas de dólares de las dos empresas, tiene que hacerse cargo de sus deudas, colosales deudas, pues los disque administradores y directores no tienen límites en cuanto a sus gastos personales, como si fueran jeques árabes. Este año, el costo de las deudas de PEMEX y CFE es poco más de 2,000 millones de pesos, según el PEF que publica el Diario Oficial de la Federación.

Quizá uno de los renglones que mayor incidencia tiene en el quebranto de la economía, sea el que se refiere a la corrupción que campea orondamente sobre todo el territorio del Anáhuac. Este cáncer cuesta un 9 por ciento del Producto Interno Bruto, de acuerdo con el Banco Mundial. El otro, es el excesivo endeudamiento, que no tiene fin. Según la Coparmex, al inicio del sexenio era del 33.9 por ciento del PIB y actualmente es del 50.

Luis Videgaray manejó la economía nacional de forma caprichosa y tendenciosa. Al endeudamiento excesivo y peligroso, vino a sumar un gasto público, siempre opaco en su ejercicio, que en nada contribuye al crecimiento económico; que manipula las cifras económicas; que promete recortes en el gasto y se realiza todo lo contrario y que hace sus guardaditos para conseguir votos y comprar voluntades en los periodos electorales.

Ciertamente que la caída de los precios del petróleo ha tenido una notable incidencia en la economía petrolizada de México; pero, eso es algo que los operadores de las finanzas públicas debieron prever, puesto que ya había ocurrido en dos ocasiones previas y no se había llegada a una crisis tan severa, ni siquiera después del colapso del 82 ni el error del 94. No fueron pocas las voces de dentro y de fuera, que advirtieron de los peligros de jugar con fuego en situaciones de incertidumbre, con harta irresponsabilidad oficial.

Ahora, el presidente de los Estados Unidos está variando las reglas del juego y le está resultando muy favorable, como se observó ayer en el repunte de los indicadores económicos, y, para desgracia de México y los mexicanos, el operador de la política exterior es el mismo que tronó a la economía mexicana. Es el mismo que no ha variado su estilo tozudo y desdeñoso, erigido en el tótem de la verdad absoluta y definitiva.

Con todo ello, ¿Cómo no va a ir mal la economía nacional? ¿Cómo no van a caer por tierra los pronósticos de crecimiento? ‘Pa´cabarla’ de amolar, Petróleos Mexicanos acaba de colocar en los mercados internacionales de capital deuda por un monto de 4 mil 250 millones de euros en tres bonos de referencia a 4.5, 7 y 11 años, a tasas de rendimiento de hasta 4.98% y un cupón de 4.875%. Además, ya se prepara otro atraco diferido más.

Lo único que no ha variado en este país es el ostentoso tren de vida de la casta dorada.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: