Partido y universidad

Publicado el Abril 15, 2017, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.


LA JORNADA
Hugo Aboites
Históricamente, y por razones de fondo, la relación entre las universidades y los partidos políticos y gobiernos no ha sido precisamente tersa. El conocimiento libera, y eso casi nunca gusta al poder. Pero en estos tiempos esa contradicción aparece visible a la opinión pública. De 17 instituciones importantes en el país, los partidos ocupan el lugar más bajo en la confianza y credibilidad de los mexicanos, con sólo 4.8 de calificación. Menor que la policía y los bancos.

En contraste, las universidades ocupan el lugar más alto, con 7.1, más que la Iglesia, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y la Suprema Corte de Justicia de la Nación ( The Economist, 13/04/2017, en línea).

Es una larga y ambigua historia. En el 68, frente al movimiento estudiantil, el partido hegemónico se lanzó contra la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y justificó la sangrienta represión contra los estudiantes. Pero luego el mismo Partido Revolucionario Institucional (PRI) creó numerosas universidades autónomas en los años 70. Pero contra ellas vinieron luego los recortes de los 80, la descalificación de los 90 (inviables, dijo Zedillo), y las iniciativas de colegiaturas y control (evaluación). Esa década terminó mal, con el encarcelamiento de más de mil estudiantes de la UNAM en 2000.

Sin embargo, en abierto desafío a la política educativa federal, un año más tarde, otro partido, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) creó numerosas preparatorias y hasta una universidad para Ciudad de México. Catorce años después, cuando ésta ya tenía autonomía y la ejercía, el diputado Mauricio Toledo del PRD, se arrepiente de financiarla y se une a las críticas que también le hace la asambleísta Cynthia López Castro, del PRI. La que en 2016 arremetería contra las escuelas superiores creadas por Morena, ya en 2015 había llegado a plantear la desorbitada demanda de que a la Universidad Autónoma de Ciudad de México (UACM) drásticamente se le redujera el presupuesto.

En respuesta, no sólo la comunidad universitaria sino también el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, salen en defensa de su existencia (la universidad no desaparecerá) ( Excelsior, 25/10/2015 en línea). Y cuando a finales de 2016 la UACM plantea que en la Constitución de Ciudad de México se la debe incluir con autonomía plena, la diputada la emprende de nuevo, con la calidad en ristre y amenazando con leyes secundarias. He dado una gran lucha contra la UACM, llega a decir de manera reveladora y pública ( La Razón, 25/02/2017 en línea) y, ahora, continuando el acoso, exige que un punto de acuerdo siente a la institución en el banquillo de los acusados, para rendir cuentas del uso de sus recursos. Pasa por alto que precisamente eso y de manera voluntaria ha venido haciendo la universidad cada año en octubre en una mesa de trabajo con asambleístas de la Comisión de Presupuesto.

Y allí ha mostrado resultados: aumento en la matrícula en 32 por ciento en los pasados seis años y cada vez más publicaciones y actividades académicas y culturales. La construcción de cerca de 20 mil metros cuadrados adicionales de espacios de aulas y cubículos, y la prevista contratación de más profesores permitirá continuar aumentando la matrícula. Se acaban de abrir tres carreras antes suspendidas (Ciencias Genómicas, Protección Civil, Nutrición y Salud) que se suman a estudios profesionales importantes para la ciudad, como Promoción de la Salud, Modelación Matemática, Transporte Urbano, Creación Literaria, Filosofía e Historia de las Ideas. Podrá también continuar con el Programa de Educación Superior en Centros de Reinserción (antes reclusorios) con planteles en prácticamente todos ellos.

En estos años ha crecido sustancialmente el patrimonio universitario y el número de egresados, y es una institución que ocupa el lugar 49 de más de 2 mil universidades en el país. Integrante de la Unión de Universidades de América Latina y del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, tiene un muy bajo costo por estudiante, y no gasta recursos en viáticos, camionetas de lujo, escoltas, viajes, fiestas, privilegios, regalos, burocracia innecesaria o salarios exorbitantes.

Cada peso está comprometido con el mejoramiento y ampliación de la universidad. La institución ha tenido apoyos federales importantes y del gobierno de la ciudad, pero este año los diputados aprobaron reducirle el presupuesto contraviniendo la ley que señala que su financiamiento nunca será inferior al presupuesto del año previo (artículo 23, Ley UACM).

Desde la Asamblea, pero también desde la indiferencia de delegados a los proyectos universitarios de Magdalena Contreras y Milpa Alta, la tensión entre la universidad y la política se incrementa.

Los desencuentros son resultado de lógicas y objetivos muy distintos, y se expresan sobre todo en épocas como ésta, además, electorales. Ahora lo antes apenas intuido, se devela, y el poder, antes disimulado, ahora se ejerce con violencia y cada día, siempre contra los pobres, en un lugar distinto.

Y entonces la crítica universitaria, libre, es uno de los referentes más confiables. La crisis, sin embargo, no es fatalidad. Cuando se construye un proyecto nacional con un poder amplio asentado en reformas sociales progresistas, esas dos lógicas –poder y conocimiento– pueden no sólo coexistir sino servirse la una a la otra y generar prosperidad.

La universidad, por doble partida, porque conoce y porque es sensible al poder, por eso es indispensable, sobre todo la que es diferente, porque añade una nueva visión, un nuevo conocimiento.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: