La corrupción de OHL y los vínculos con Peña Nieto y Eruviel Ávila

Publicado el Mayo 9, 2017, Bajo Nacional, Política, Autor @Sociologuito.

José Andrés de Oteyza preside la filial en México de la española OHL – Foto Cuartoscuro

MADRID (Proceso).- El 12 de septiembre del año pasado la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón (FOM) formalizó el arribo de Juan Miguel Villar Mir, principal accionista de la firma OHL, como presidente de su patronato, lo que causó controversias en la agrupación. Cuando se cumplió el protocolo, el cargo estaba acéfalo, pues dos meses antes Eduardo Serra había presentado su dimisión.

Serra tiene un sólido currículum, pues fue secretario de Defensa en el gobierno de Felipe González, titular del Ministerio de Defensa con José María Aznar, así como consejero económico del rey Juan Carlos I.

El nombramiento de Villar Mir se dio pese a las múltiples investigaciones judiciales a los ejecutivos de esa firma en España. A ello se suma el escándalo de su filial mexicana por los acuerdos ilícitos con funcionarios del gobierno de Enrique Peña Nieto y el del mexiquense Eruviel Ávila en el Estado de México.

Por lo que atañe a la institución –que preside José Varela Ortega y que a principios de siglo se llamaba simplemente Fundación Ortega y Gasset–, son del dominio público sus vínculos con el PRI, así como el apoyo directo otorgado a militantes de ese partido, entre ellos el veracruzano Fidel Herrera Beltrán.

Asimismo, tuvo entre sus alumnos “destacados” a Javier Duarte de Ochoa, quien años después sustituyó como gobernador a Herrera, su tutor. Hoy, Duarte, a quien el presidente Peña Nieto presumió a principios de su sexenio como uno de los integrantes del “nuevo PRI”, está preso en Guatemala, acusado de los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Tal es el acercamiento de la fundación con el PRI que en 2015 Varela Ortega, nieto del filósofo José Ortega y Gasset, dijo en una entrevista radiofónica en México que el capítulo mexicano de “su entidad” –ubicada precisamente en el Estado de México e inaugurada por Felipe de Borbón, entonces príncipe de Asturias– fue inspirado por Peña Nieto cuando era gobernador del Estado de México.

Asimismo, el priista Otto Granados, uno de los profesores predilectos de la fundación y vocero de la Presidencia en México durante la gestión de Carlos Salinas de Gortari, fue quien organizó las visitas del exmandatario mexicano y la del senador Manlio Fabio Beltrones en 2010 para dar conferencias magistrales en la sede madrileña de esa institución.

Las dimisiones

El 19 de julio del año pasado, durante la sesión del patronato del FOM, estalló la crisis. Ese día Serra presentó su dimisión, entre otras causas por no compartir los criterios de Varela Ortega y del vicepresidente de la fundación, Gregorio Marañón Beltrán de Lis, nieto del médico y científico Gregorio Marañón, sobre el ingreso de Villar Mir.

De inmediato se sumaron las de Emilio Lamo de Espinosa, Javier Gómez-Navarro, Andrés Ortega, Mercedes Cabrera, Pilar del Castillo, Fernando Vallespín, Esperanza Aguirre e Inés Alberdi. Varios de ellos son exministros, políticos y académicos de prestigio.

Hombre de empresa que busca sumar a su currículum la presidencia de una entidad educativa y cultural, Villar Mir prometió aportar 5 millones de euros para ayudar a solventar los problemas financieros de la FOM.

Los renunciantes sabían que desde 2013 el constructor Villar Mir y altos ejecutivos de OHL han estado envueltos en escándalos de corrupción. Incluso su yerno, Javier López Madrid, ejecutivo de las empresas del Grupo Villar Mir y de OHL, fue sentenciado por su implicación en el supuesto soborno de 1.4 millones de euros a Javier González, expresidente de la Comunidad de Madrid, a cambio de que la compañía obtuviera la concesión para construir y explotar el fallido tren en las comunidades madrileñas de Navalcarnero-Móstoles.

En marzo pasado, las sospechas de los patronos que dejaron la FOM se confirmaron al enterarse de que Villar Mir declaró en calidad de imputado ante José Castro, juez de instrucción de Palma de Mallorca, por las presuntas irregularidades en la fallida adjudicación para que OHL construyera el hospital Son Espases en esa isla.

Semanas después, el 24 de abril, el titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, pidió información de 60 personas, entre ellas de Villar Mir, relacionadas con la Operación Lezo, debido a que el nombre del presidente del patronato de la FOM aparece en la documentación incautada por la Guardia Civil sobre la trama de corrupción liderada por Ignacio González, quien fue detenido el 19 de abril.

López Madrid cayó dos días después, el 21 de abril, al descender del avión que lo trasladó desde Londres. El yerno de Villar Mir sigue sujeto a investigación, aunque en libertad, pues pagó una fianza de 1 millón de euros.

La FOM surgió en 2010, cuando las fundaciones Ortega y Gasset y Marañón decidieron fusionarse para mejorar su rendimiento financiero y sumar sus capacidades debido a que ambas tenían problemas financieros.

Su labor se centra en la promoción cultural, la formación de posgrado, así como el debate y la investigación en el ámbito de las ciencias sociales y las humanidades. Cuenta con cerca de 800 catedráticos en nómina y una plantilla de apoyo de 50 profesionales, según su sitio de internet.

La FOM tiene una importante presencia en América Latina, donde México es uno de sus principales soportes. Los gobiernos del Estado de México y de Veracruz han becado a innumerables alumnos para que estudien en las aulas del Instituto Universitario Ortega-Marañón en Madrid. De manera simultánea, se mantienen cátedras abiertas en ambos estados con apoyo de los gobernadores.

Antes de su renuncia, Serra intentó poner en venta el Coto de Castilleja, una finca rústica ubicada en el municipio vallisoletano de Mayorga, cuyo mantenimiento supone una enorme carga para la FOM.

Se trata de la finca que habitó Ortega y Gasset al regresar de su exilio en Portugal. Pertenecía a la familia Varela, pero fue adquirida por la FOM a propuesta de Varela Ortega y desde 2013 se convirtió en un centro de estudios del patrimonio cultural y natural, según el sitio InfoLibre.

Por esas fechas, Serra se enteró de que Villar Mir sería integrado a la FOM y que aportaría 5 millones de euros para aliviar la grave situación financiera de la institución, que arrastra un pasivo de 2.5 millones de euros. Uno de los patronos deslizó que el constructor en realidad “compró” la presidencia del Patronato con su promesa de inyectar dinero a la institución.

En junio de 2016, un mes antes de la ríspida sesión del patronato de la FOM en la que renunciaron Serra y otros ocho integrantes, Villar Mir anunció en rueda de prensa que dejaría la presidencia de OHL. Su lugar, dijo, lo ocuparía su hijo Juan Villar Mir de Fuentes, hasta entonces vicepresidente del Grupo Villar Mir y de OHL.

El octogenario constructor hizo el anuncio luego del annus horrobilis que enfrentó en su filial OHL-México por la difusión de una serie de audios en Youtube que dejaban en claro las maniobras de presunta corrupción y tratos preferenciales a su empresa por parte de colaboradores de Peña Nieto y Ávila Villegas en el Estado de México, donde mantiene la mina de oro de su imperio.

De inmediato las acciones de la filial mexicana de Villar Mir sufrieron una caída histórica, al pasar de 42 a 16 pesos.

Sobreprecios en obras mexiquenses

Villar Mir hizo su imperio tras adquirir empresas a precio de ganga y construyó una de las principales compañías constructoras y de concesiones. Eso le permitió amasar una de las principales fortunas en España, con un patrimonio que supera los 3 mil 400 millones de euros, según el ranking de la revista Forbes.

Hoy, los escándalos empiezan a minar a la compañía. En junio de 2016, cuando anunció que entregaría la estafeta a su hijo, el valor bursátil de OHL había caído 60% en el primer semestre del año.

La llegada del heredero no fue bien recibida en los mercados. El primer día cayó 4% el valor de la acción. A su vez, Moody’s, la agencia de rating, rebajaba la nota de la compañía de B2 a B3 y con perspectivas negativas.

Y Fitch rebajó la nota de OHL casi a “bono basura”, lo que obligó a la compañía a anunciar en abril pasado un plan para recortar deuda y “reflotar” el negocio.

A lo anterior se suma el impacto negativo que tuvo en los balances de la filial mexicana de OHL, desde que en mayo de 2015 se hicieron públicos los polémicos audios: La compañía tuvo que destinar 137.7 millones de pesos al pago de asesores legales, multas y auditorías, según las cifras del segundo trimestre de 2016 publicadas por expansión.mx.

Este resultado incluye la multa que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) de México impuso a OHL-México por 71.7 millones de pesos (3.6 millones de euros) por inflar los costos en el Circuito Exterior Mexiquense.

En ese monto no se incluía la multa que en agosto pasado le impuso el gobierno del Estado de México por 38.3 millones de pesos (1.8 millones de euros) por diversas irregularidades detectadas en el Viaducto Elevado Bicentenario.

Aun así, la matriz de OHL afirmó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en Madrid, que de acuerdo con la auditoría de PriceWaterHouseCoopers (PwC) y de la investigación de la CNBV de México, las imputaciones contra su filial mexicana “carecen de fundamento”.

La FOM y el nuevo PRI

En busca de reconocimiento internacional, la FOM y su Instituto Universitario Ortega-Marañón llegaron a México y firmaron acuerdos con diversos gobiernos del PRI.

En noviembre de 2012, Felipe de Borbón inauguró las instalaciones de la Fundación Ortega-Marañón en la Universidad Autónoma del Estado de México, en Toluca, a la que puso como ejemplo del “hermanamiento histórico y cultural” entre México y España.

El acuerdo incluía el apoyo del gobierno de Eruviel Ávila que, según estimaciones, osciló en medio millón de pesos.

El 21 de febrero de 2014, el PRI anunció que por medio de su Instituto de Capacitación y Desarrollo Político (Icadep) formalizó un convenio de colaboración con la Fundación Ortega y Gasset para que ésta impartiera un diplomado en comunicación y marketing político.

Pero pronto surgieron los conflictos. La matriz de la FOM no reconoció el acuerdo que su filial mexicana realizó con el Icadep. Incluso hoy continúan las denuncias cruzadas entre la matriz de la institución y los directivos del capítulo México. Éstos sostienen que la matriz de la FOM retiró el reconocimiento académico a alumnos que ya habían terminado sus cursos.

El 15 de junio de 2015, Varela Ortega dijo en entrevista con Jacobo Zabludovsky que buscaba “reconducir” el capítulo mexicano que tienen con la Universidad del Estado de México y el gobierno de esa entidad.

Aseguró que la comisión académica de la institución ni conoce ni había supervisado los seminarios que se acordaron con el PRI, ni recibió el dinero que se había cobrado, lo que “deteriora nuestra marca académica”, dijo.

Fue en esa entrevista cuando el nieto de Ortega y Gasset afirmó que ese instituto fue “inspirado al principio de sus orígenes” por Enrique Peña Nieto cuando aún era gobernador del Estado de México.

Este reportaje se publicó en la edición 2114 de la revista Proceso del 7 de mayo de 2017.
Fuente: proceso.com

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: