La élite intelectual y la prensa sólo ven al Edomex cada 6 años, reclaman los activistas locales

Publicado el Junio 3, 2017, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.


SinEmbargo
Ciudad de México, 2 de junio .– La ausencia –salvo en época electoral– de la élite intelectual, los líderes de opinión, la prensa nacional y los grupos de investigadores del Estado de México, inmerso en un problema grave de inseguridad, desigualdad y corrupción, ha permitido al Partido Revolucionario Institucional (PRI) durante años fortalecer sus redes de liderazgo y clientelismo que lo han mantenido en el poder por 87 años. Pero la entidad, clave electoralmente, solo es recordada cada seis años, en las elecciones, acusaron miembros de organizaciones civiles locales.

La Organización Nacional Anticorrupción (ONEA), conformada por ciudadanos que impulsan la denuncia pública, emitió una serie de videos para que los 11 millones de mexiquenses en el padrón reflexionen su voto. En ellos, académicos y artistas destacaron los niveles de pobreza, los feminicidios e impunidad dentro de la entidad.

“Somos un mismo país y no vamos a estar verdaderamente bien si no estamos bien todos”, dijo una actriz. El actor Roberto Sosa recordó que nunca ha habido alternancia y durante las últimas tres décadas el poder se ha concentrado en solo tres familias: Del Mazo, Montiel y Peña.

Ante ello, los activistas mexiquenses consultados llamaron a todos aquellos que durante la coyuntura electoral se han pronunciado sobre el Estado de México a construir una “lucha constante”, así como unir esfuerzos para emitir propuestas sólidas, porque, de lo contrario, abonan a la situación actual de la entidad, también “abandonada” por las autoridades estatales.

El antropólogo y académico de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), David Silva Carmona, aseguró que el Gobierno del Edomex ha favorecido “la creación de un clientelismo electoral a través de la producción de círculos de pobreza”. Más de 8 millones de mexiquenses, la mitad de su población, viven en esa situación. Además de la desigualdad, “como mexiquenses nos enfrentamos a la violencia, feminicidios, imposición de megaproyectos y despojos, así como violación de derechos humanos y derechos de comunidades indígenas”.

El Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, con sede en el Estado de México, ha denunciado diversos conflictos entre la fuerza pública y comunidades indígenas con usos y costumbres propios que se oponen al establecimiento de megaproyectos, entre ellos, la autopista Toluca-Naucalpan en San Francisco Xochicuautla, los departamentos “Bosques del Paraíso” en San Francisco Magú o el intento de privatizar sistemas autónomos de agua de San Lorenzo Huitzizilapan o Coyotepec.

Grupos políticos de adherencia partidista como, enlistó Silva Carmona, Antorcha Campesina, FNR3 y las Juventudes Revolucionarias forman parte de “una estructura de base del PRI en la que se inyectan recursos y mecanismos para compra de voluntades, cooptación y cierta simulación democrática” que ha permitido al sistema priista mantenerse vigente durante ocho décadas.

“Estos grupos han favorecido la instauración de una forma de hacer política que invisibiliza amplios procesos de exigencia de justicia en el Estado de México. La invitación a los sectores no politizados que impulsan el tema de sacar al PRI del estado es madurar una lucha política de amplias dimensiones emancipatorias que permitieran una transformación de fondo y no solo como parte de una agenda política sexenal en términos de la democracia participativa”, afirmó el académico.

“Tiene que haber una coherencia ética y de conciencia política respecto a que no se puede hacer visible lo que sucede sólo cuando existe una agenda electoral, sino que debe ser una lucha constante para reivindicar las exigencias de muchos movimientos sociales de la entidad”, añadió Silva Carmona.

Además, “muchos de los artistas que hoy se pronuncian vienen de las casas productoras que le han sido de utilidad para mantener su legitimidad”, remató.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: