Edomex: por un cambio o por la continuidad de la élite corrupta de Atlacomulco

Publicado el Junio 4, 2017, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.


ENTRE NOTICIAS. RUBEN LUENGAS
Este domingo 4 de junio, los habitantes del Estado de México, entidad considerada el bastión del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) ininterrumpidamente durante 88 años, están llamados a las urnas para elegir nuevo gobernador en sustitución del priista Eruviel Ávila Villegas.

El PRI presentó como su candidato a Alfredo del Mazo Maza, primo del Presidente de México Enrique Peña Nieto, hijo del exgobernador Alfredo del Mazo González y nieto del también exgobernador Alfredo del Mazo Vélez. Cualquier parecido con una monarquía es pura coincidencia, nadie se atreva por favor a pensar mal de la llamada élite de Atlacomulco, a la que pertenece la familia del Mazo y cuya nueva “confección política” tiene la encomienda de cuidar sus privilegios, según afirman publicaciones como Sin Embargo:

“Alfredo del Mazo Maza es calificado, por los analistas de la vida política del Estado de México, como “un niño bonito”, un “junior del poder”, un “Golden Boy”, un político de “élite” que será candidato a la gubernatura de la entidad con el único fin de “cuidar el negocio del Grupo Atlacomulco”.

“El mérito más importante del hombre de rostro refinado y pelo entrecano, dicen los críticos, es ser primo del Presidente de la República Enrique Peña Nieto y provenir de una de las familias que sostuvieron al Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Edomex desde su nacimiento”, agrega la nota de Sin Embargo.

En esa misma linea, la revista Proceso publicó en marzo pasado una nota sobre los negocios del grupo Atlacomulco que están en juego, y dentro de esa nota la declaración de Bernardo Barranco Villafán, consejero electoral en el Consejo Local del Instituto Nacional Electoral (INE) en el Estado de México, sosteniendo que para el PRI la elección del domingo 4 de junio es fundamental porque representa la posibilidad de que prevalezca un grupo de poder que ha hecho de las funciones de servidor público y de los recursos también públicos un negocio.

“La política en el Estado de México no sólo es un juego de poder sino un negocio jugoso. Siguiendo la filosofía de Carlos Hank González, del grupo de Atlacomulco, hay una tenue línea entre la política y los negocios, entre los empresarios y los actores políticos. En algunos casos pasan de ser funcionarios a ser proveedores, en otros son al mismo tiempo empresarios y políticos. De tal suerte que esto alcanza casos inusitados como ver al secretario de Gobierno, José Manzur Quiroga, que tiene declarados más de 80 millones de pesos en propiedades; además los ostenta, con un rancho con lago artificial, un pequeño zoológico y una colección de más de 200 vehículos Ford Mustang”.

De acuerdo con el árbol genealógico descrito en el libro Negocios de Familia, de Francisco Cruz Jiménez y Jorge Toribio Cruz Montiel, el exmandatario Alfredo del Mazo Vélez fue primo hermano de Dolores del Mazo Vélez, quien se casó con Arturo Peña Arcos.

Hijos de ambos primos fueron Alfredo del Mazo González y Gilberto Enrique Peña del Mazo, a su vez primos segundos.

La descendencia de los dos son primos terceros, entre ellos Alfredo del Mazo Maza, hoy candidato del PRI-PVEM-Nueva Alianza-Encuentro Social al gobierno estatal y el presidente Enrique Peña Nieto.

Alfredo del Mazo Maza tiene 41 años y aspira a continuar la dinastía de su familia y preservar la hegemonía del PRI en el Estado de México, que desde el siglo pasado no conoce alternancia en la gubernatura.

si

Quién hubiera imaginado que la hija de un albañil que se formó como maestra, candidata del partido que preside Andrés Manuel López Obrador, Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), al gobierno del Estado de México, lograría faltando horas de la votación que la poderosa élite mexiquense llegara con miedo a la recta final de las campañas echando a andar su muy bien aceitada maquinaria fraudulenta buscando continuar con su linaje de poder, corrupción, impunidad, privilegios y negocios.

En un artículo titulado “Miedo en Los Pinos” el periodista Raymundo Riva Palacio escribe:

El presidente Enrique Peña Nieto, quien desde hace casi un año ha mostrado a quienes hablan con él que su principal preocupación eran las elecciones en el Estado de México, se ha topado con la realidad de una posible derrota de su candidato al gobierno el próximo domingo y, de acuerdo con personas con acceso cotidiano al inquilino de Los Pinos, está intratable.
Esto, explican, porque el malestar creciente de Peña Nieto hace casi imposible tener una plática sin alteraciones con él, menos aún discutir sobre algún tema difícil. Las tardes en Los Pinos se han vuelto inexpugnables. Qué tantas cosas pasarán por su mente, sólo él, que de sí es muy reservado sobre sus pensamientos políticos, podría decirlas. Qué tantas explicaciones podrá darse a la situación de alto riesgo para que el PRI pierda su último bastión electoral en el país, es tan imposible saberlas como difícil que él admita que, quizá, se equivocó de principio a fin en la sucesión mexiquense.

Se votará además este domingo en un una entidad donde lo que prevalece en gran parte de la sociedad es miedo, pues el Estado de México es líder en inseguridad. Según el índice de “Las Ciudades más habitables de México” que realiza el Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), los municipios de Ecatepec y Naucalpan en el Estado de México son los peores lugares para vivir en México. Ecatepec es de hecho uno de los municipios más grandes y más poblados de México, con más homicidios que la media nacional ubicándose igualmente en los primeros lugares en extorsiones y secuestros.

Ecatepec tiene una población de 1.6 millones de habitantes, habiendo registrado hace tres años una tasa de homicidios de 35.9 por cada 100 mil habitantes: el triple de la media nacional, que es de 13.07, según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

En el Estado de México ha muerto la mayor cantidad de mujeres durante los últimos 15 años. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), recopilados también por el Instituto Belisario Domínguez del Senado, el Estado de México concentra la mayor cifra de mujeres asesinadas entre el año 2000 y el 2015.

La cifra que presenta el Senado es de 5 mil 163 mujeres y niñas asesinadas durante ese lapso, mientras 43.2% de las mujeres sufre algún tipo de intimidación, abuso sexual o agresiones físicas en el espacio público, detalla el Observatorio de Feminicidio en México.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad reporta que en 2016 el Estado de México tuvo una cifra de 2 mil 148 delitos sexuales por violación, la más alta en el país en números absolutos.

En ese contexto aciago marcado por una histórica corrupción, con la complicidad de muchos medios de información que le deben al sistema sus favores y han venido manufacturando la llamada opinión pública para favorecer al PRI, se abrirán este domingo las urnas en el estado más poblado del país donde el eterno PRI ha hecho nuevamente de las suyas para buscar a como de lugar mantenerse en el poder.

El PRI y la compra del voto

A cambio de fotocopias de la credencial de elector, informaron medios mexicanos, promotores del candidato priista Alfredo del Mazo repartieron la llamada Tarjeta Salario Rosa asegurando que en ella serán depositados beneficios económicos para sus votantes.

“Me traes dos copias amplificadas al 200 de tu IFE, por los dos lados, y te apuntamos”, explicó una militante priista que entregó las tarjetas en la Colonia Sagitario 3, en el Municipio de Ecatepec.

rosa

“Si el candidato llega a quedar ganador, estas (tarjetas) se van a activar. Hay que votar por él”.

¿Estamos ante la crónica de un nuevo fraude anunciado en México?

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: