La privatización de la Salud Pública en México

Publicado el Septiembre 10, 2017, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.


REBELION
Eva Cuervo
El neoliberalismo todo lo contamina, todo lo pervierte y en el área de la atención a la salud en instituciones públicas no es la excepción. Aunque el gobierno niega una y otra vez que no hay privatización en el sector salud (IMSS e ISSSTE), desde hace muchos años se rentan equipos médicos, se subrogan servicios a laboratorios y hospitales privados como el servicio de hemodiálisis a millones de derechohabientes, se crean las famosas APP (asociaciones público-privadas para construir hospitales)*, se otorgan a empresas contratos para atender las áreas de limpieza, servicios de ambulancias, lavado de ropa y vigilancia de los nosocomios, y en el 2015 se puso en práctica la prueba piloto para la atención integral de 15 mil diabéticos contratada por el IMSS, con la empresa IMS Health (Laurell, Asa Cristina.

Rutas de privatización en salud. La Jornada. 5 agosto 2015). La reforma más perversa y criminal, que más daño causará a la población, está desde hace tiempo en marcha. Las víctimas: los derechohabientes y los trabajadores de la salud.
Miguel de la Madrid, en 1985 aplica el llamado “ajuste estructural” que redujo drásticamente el presupuesto de las unidades de salud. Pero es Carlos Salinas de Gortari en 1992 al crear el SAR (Sistema de Ahorro para el Retiro) el que sienta las bases para todas la Reformas posteriores en pensiones y la privatización de los servicios de salud pública. En el gobierno de Ernesto Zedillo en 1995 se aprueba la primera Reforma a la Ley del Seguro Social, en la cual se individualizan los fondos de pensiones y se establece que serán manejados por entidades financieras privadas conocidas como las AFORES (entra en vigor en1997). Vicente Fox crea el Seguro Popular supuestamente gratuito (en el cual, la atención es parcial y deficiente) en el 2004, éste contiene la semilla del seguro médico voluntario en la atención a la salud; para inscribirse se obliga al solicitante al pago anual de una cuota (prima) familiar, pagar la consulta y los medicamentos (de 1500 medicamentos, solamente alrededor de 500 son gratuitos) de las enfermedades que no estén en el paquete de servicios del Catálogo Universal de Servicios de Salud (CAUSES) estando excluidas las enfermedades más caras (en el 2015 los pacientes pagaron 43 millones 392 mil 35 pesos por enfermedades fuera del catálogo). La atención está dirigida a los más pobres que no cuentan con alguna protección (en el 2015 fueron inscritos 46.8 millones de personas, cifra inflada por el gobierno para desviar recursos), pero en realidad la atención es sólo en papel, discursos y publicidad, pues no tiene los recursos y la infraestructura para lograrlo y pocos son los atendidos. El asesino Felipe Calderón aporta la Reforma conocida como La Nueva Ley del ISSSTE en 2007 para aplicarle la misma receta de bancarrota del IMSS al ISSSTE y Enrique Peña Nieto crea el Seguro Nacional de Salud Universal que privará al pueblo de México del derecho a la salud, porque se limitará criminalmente el cuadro básico de enfermedades y reducirá aun más el presupuesto de IMSS e ISSSTE, porque se unificará en un solo fondo el presupuesto para salud de todas las instituciones involucradas (IMSS; ISSSTE, SSA, Seguro Popular, etc.). A pesar de la creación del Seguro Popular existen en nuestro país 18.7 millones que no poseen ningún tipo de seguridad en salud. La planificación y aplicación de estas reformas se hizo con la finalidad de dar el dinero público a los empresarios, llevar a la quiebra financiera a las dos instituciones, hacerlas inviables, justificar su incapacidad para continuar operándolas y abrir la puerta a las aseguradoras trasnacionales de seguros médicos, que desde hace tiempo esperan con ansia tan jugoso negocio, el plan es hacer lo mismo que hicieron con Pemex.

Después de 25 años de desmantelar al sistema de Salud Pública el deterioro es notorio. En la última evaluación hecha por la OCDE en el 2016 (www.oecd.org/mexico), concluye que México no cumple adecuadamente en la atención hospitalaria y lo ubica en el último lugar de esa organización, ya que por cada mil habitantes, ésta recomienda 3.3 médicos y 9.1 enfermeras y México con 120 millones habitantes sólo tiene 2.2 médicos y 2.6 de enfermeras; en cuanto a camas la recomendación es de 4.8 y en México hay 1.6. El gasto aprobado en salud para 2016 es el 6.3% del PIB, insuficiente al promedio de la OCDE que es de 9.3% . Los recortes constantes al presupuesto y el subejercicio detectado por la ASF (Auditoria Superior Federal) comprobaron que desde hace 9 años, parte del dinero asignado a salud es desviado criminalmente (Miranda, Juan Carlos. El subejercicio de recursos, en los sectores más “vulnerables”. La Jornada. 30 julio 2017) y este no llega a clínicas ni hospitales. El año pasado miles de millones de pesos no se entregaron a los sectores de educación, agricultura y salud, a éste último, no se le entregaron 8 mil millones de pesos. El cambio a UMAs sustituyendo al Salario Mínimo en el pago del Seguro de Enfermedad y Maternidad pagado por los empresarios (en el IMSS) o el gobierno federal (en el ISSSTE) trajo como consecuencia la reducción del 5% del presupuesto de este año. El tener menos recursos trae como resultado una mala o deficiente atención. Las carencias del sector salud son: hospitales en determinadas zonas geográficas, especialistas, médicos generales, enfermeras, medicamentos, ampliación del cuadro de medicamentos de ultima generación, instrumentos y materiales, camas de hospital, en suma presupuestos de acuerdo a las necesidades. El gobierno federal para seguirnos mintiendo y engañando en el 2016, gastó en publicidad 8 mil 500 millones de pesos 257% arriba de lo asignado, en tanto la Secretaria de Salud para hacernos creer que la atención en salud está mejor que nunca antes, gastó en publicidad 1,439 millones (Montalbo, Tania L. ¿Austeridad y ahorro?, el gobierno federal triplicó gasto en publicidad. Animal político. 1 de mayo 2017) tratando de disminuir los efectos de las protestas de los trabajadores del sector y evitar que trajeran como consecuencia el despertar de la población.

El gobierno, siguiendo la misma estrategia que utiliza con los maestros, presenta a los médicos junto con otros profesionales de la salud como blanco de difamación y escarnio, haciéndolos responsables de problemas que van más allá de sus responsabilidades y que caen exclusivamente en el ámbito institucional. Los trabajadores de la salud (poco más 410 mil del IMSS y 97 mil del ISSSTE) están conformados por médicos, enfermeras, trabajadoras sociales, laboratoristas, camilleros y administrativos que ante la crisis que viven, se han organizado en diferentes movimientos con presencia nacional, el movimiento YO SOY médico # 17 surge como respuesta ante la criminalización de los actos médicos y como apoyo a sus compañeros calumniados y encarcelados. El movimiento médico 22 de junio (Hdez. Navarro, Luis. La crisis del sector salud en México.wwwrompeviento.tv. 8/8/2016), el Movimiento Nacional de trabajadores del IMSS surgen ante la crisis que se vive en el sector salud, porque la propuesta del gobierno federal de Peña Nieto de la homologación de los servicios del sector salud, traerá como consecuencia la desaparición del contrato colectivo de los trabajadores del instituto, afectando sus derechos laborales y la pérdida del sistema de pensiones en México (Castillo Y. Lizbeth. Todo está listo para privatizar al sector salud en cinco años www.saludiario.com. 10 enero 2017). Actualmente en el IMSS se subroga el 30% de los servicios, hasta ahora han sido despedidos 10 mil trabajadores y denuncian que con las acciones que pretenden instrumentar despedirán al 60 % de los trabajadores, utilizando diferentes tretas, como por ejemplo para justificar ante los derechohabientes la subrogación de los servicios a laboratorios privados, dan una mala atención por falta de personal, porque perversamente transfirieron a trabajadores de esos departamentos a otras clínicas, ubicándolos en muchas ocasiones en otros departamentos diferentes a su especialidad (Vergara, Rosalia. Privatización del IMSS pone en riesgo la salud de 71 millones de mexicanos: PT. Proceso. 16 dic. 2016). El sindicato cómplice de las autoridades federales no solamente pone oídos sordos ante las quejas y denuncias de los trabajadores, sino que incluso bloquea su propia defensa. El movimiento 22 de junio realizó un paro nacional en el 2016, en esa fecha se realizaron marchas en 63 ciudades que fueron acompañados por los maestros de la CNTE. Este movimiento tiene dos objetivos, primero que se respete el derecho a la salud de los derechohabientes, segundo que se reconozcan las carencias extremas de los recursos materiales y humanos que imposibilitan dar una atención de calidad y que se termine la criminalización del acto médico.

Lo que está en el trasfondo del Seguro Nacional de Salud Universal de Peña Nieto, es el nuevo cuadro básico de enfermedades, en donde quedan fuera las enfermedades crónicas como el cáncer, la diabetes, trastornos de riñón, hipertensión arterial y otras, los medicamentos y las cirugías tendrán un costo. Quedarán solamente enfermedades menores como gripes, dolores estomacales, dolores de cabeza etc. (Gzz. Melgarejo, Virginia. La perversa reforma al sistema de salud. La Jornada de Oriente. 2 de julio 2015). El IMSS, el ISSSTE, SSA, las clínicas de PEMEX, ISSFAM (Fuerzas Armadas de México), hoy tienen la obligación de atender a sus derechohabientes de cualquier enfermedad que padezcan y otorgarles todos los tratamientos y medicamentos que requieran para recuperar la salud. Con la reforma de Peña Nieto lo que pretenden es un crimen contra toda la población mexicana, quieren que la atención a la salud sea la misma que tienen los norteamericanos (Moore, Michael.“Sicko”. YouTube. 2007. documental sobre la atención en salud de EU y otros países), que son el único país de los llamados del primer mundo, que no proporcionan a su población gratuitamente la atención a la salud ( los costos en salud en cada país son cubiertos con los impuestos que pagan todos los ciudadanos, en algunos países ya han iniciado recortes) y obliga a sus ciudadanos a la compra de seguros de salud tramposos, ineficientes y caros con plantillas de médicos corrompidos por el sistema de promoción y las grandes farmacéuticas en donde la salud y la vida de sus asegurados es lo que menos les importa, pero recordemos que en México se pagan los salarios más bajos de Latinoamérica, Europa y EU y la mayoría no podrá comprarlos, con lo cual cientos de miles morirán por falta de atención médica (genocidio de estado por decisión política). Y la clase media desaparecerá en poco tiempo, porque en un principio podrán comprar un seguro, pagar deducibles, pero en enfermedades costosas y largas, el limite de la cobertura pronto llegara a su fin y de ahí en adelante, se verán en la necesidad de vender lo que tengan para enfrentar la enfermedad (cada año por lo menos 650 mil norteamericanos se declaran en quiebra o bancarrota teniendo como primera causa, su incapacidad para pagar las cuentas médicas). Como negocios (las ganancias son su prioridad), a las aseguradoras no les convienen los enfermos crónicos, los adultos mayores y los pobres y precisamente son todos ellos, los que más requieren de atención médica y no la recibirán o ésta será deficiente esto es lisa y llanamente darwinismo social. ¿Este será el motivo para que todo el pueblo de México reaccione y los echemos del poder? (en el IMSS hay 62.161 millones de derechohabientes, ISSSTE 12.984 datos 2016; Pemex 0.764, ISSFAM 1.119 datos 2013 INEGI), ojalá así sea, ya que somos alrededor de 77 millones los afectados. La destrucción en todos los niveles de la vida de los grandes capitalistas neoliberales en México y el mundo es alarmante. No les basta los más de 30 mil desaparecidos, los casi 300 mil ejecutados del año 2000 a la fecha, envenenar nuestra comida, nuestra agua, nuestro aire, hacernos el país con más obesos (70%) y diabéticos, acortando para las nuevas generaciones el promedio y la calidad de vida y para colmo nos quitan la atención médica. ¡Ya basta! ¡Fuera escoria humana! Conquistemos el derecho a la salud integral (social, física y psicológica) de todo el pueblo de México. Rehabilitemos los daños causados y que todos los mexicanos, pobres o ricos, tengamos el derecho sin ningún distingo, de la más completa atención a la salud sin cobro alguno.

* El 10 de marzo del año en curso José Antonio Meade informa que se contempla la construcción de 16 hospitales en asociación público-privada (APP): cuatro en el IMSS y 12 en el ISSSTE pagando este último por pago en asesorías 19 millones de pesos a Evercore y el IMSS 52 millones a Currie&Brown (Leal F. Gustavo. Si no es“universalidad”, ¿qué es? La Jornada 15 de julio 2017).

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: