Cisen, instrumento electoral del PRI

Publicado el marzo 18, 2018, Bajo Investigación, Noticias, Política, Autor Gloriamlo.

El actual director del CISEN, Bazbaz, reunió la información de su anterior encargo –Inteligencia Financiera– con la del actual. Pero sus objetivos no parecen ser los del Estado mexicano sino los del grupo en el poder. Especialistas señalan al Centro como un organismo extraviado e incapaz. Incluso perdió la interlocución con dependencias homólogas de otros países

CISEN

José Reyez
Contralínea

*Peña Nieto, devastar instituciones
*El Cisen al margen de la ley desde su creación
*Inteligencia para la seguridad nacional

Durante los últimos 5 años, diversos hechos trágicos han contribuido a alimentar la percepción de que las labores de inteligencia para la prevención de riesgos en el país “no se hacen, se hacen mal o a destiempo o incluso, se subordinan a intereses que no corresponden con el interés colectivo”, advierte Juan José López Gutiérrez en el análisis Consecuencias de desaparecer instituciones vitales: el caso del Centro de Investigación y Seguridad Nacional.

Y para colmo, subraya el catedrático del Instituto de Investigaciones Estratégicas de la Armada de México (IIEAM), el nuevo cuerpo directivo del Cisen, con poco más de 2 meses en el cargo, enfrenta múltiples señalamientos en el sentido de que se aleja de su misión de “producir inteligencia estratégica para la toma de decisiones, a fin de preservar la seguridad nacional, la gobernabilidad y el estado de derecho”.

En su análisis, dice que si la Secretaría de Gobernación y el propio Cisen ignoran esto y, por tanto, no realizan ningún cambio, se requerirá de una estrategia de control de daños, para sacar el tema de la agenda pública.

Y es que Eugenio Ímaz dejó un Cisen que ya no le sirve a la nación, considera por su parte Guillermo Garduño, catedrático de la Universidad Autónoma Metropolitana, quien señala que hoy es un organismo que, en vísperas de las campañas electorales por las que se renovará el gobierno federal, es utilizado para favorecer los intereses del grupo en el poder.

Garduño Valero apunta que el Cisen es un órgano inútil tal como está y descabezado, “porque Ímaz se fue sin avisar sólo porque renunció su jefe. No hay un proyecto de Estado, pensado socialmente a conciencia, sino un organismo al servicio de estos personajes que lo utilizaron para su proyecto de grupo”.

Señala que a partir del régimen de Vicente Fox y hasta el de Peña Nieto, el Cisen ha sido un instrumento al servicio del grupo en el poder. “El hecho de que Eugenio Ímaz haya renunciado junto con Osorio Chong confirma que se trata de un proyecto personal y no de servicio a la sociedad y el Estado, para la prevención de riesgos y amenazas a la seguridad nacional”, acota.

Es decir, desde la extrema derecha con Fox hasta el actual régimen, el papel del Cisen ha sido “terrible”, inútil para el Estado que realmente necesita un órgano de inteligencia cuya ausencia ha ocasionado que se cometan errores garrafales y la pérdida de gobernabilidad en el país.

Apenas en febrero pasado, durante las actividades de precampaña de los candidatos a la Presidencia de la República, fue descubierto un agente del Cisen que supuestamente espiaba al hoy candidato de la coalición formada por los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano, Ricardo Anaya.

Al respecto Garduño Valero señala que se trató de una trama, porque Anaya sabía que era vigilado y el tipo que lo seguía se identificó de inmediato. Anaya se prestó a esa enorme trama para colocarse en un mejor lugar en las encuestas por la carrera Presidencial. Fue un acto acordado. Lo peor es que, de ser verdaderamente un órgano de inteligencia, Meade no estaría en tercer lugar.

Resume que quienes hoy dirigen el Cisen “están actuando con una perspectiva de régimen para conocer los escenarios y reducir su incertidumbre frente a la elección presidencial inmediata”, enfatiza el experto en seguridad nacional y Fuerzas Armadas.

El riesgo de continuar debilitando la institución fundamental para el Estado mexicano es latente y puede materializarse con decisiones radicales en coyunturas de cambio, lo cual colocaría al Cisen nuevamente en un contexto de serios cuestionamientos, no sólo externos, sino al más alto nivel al interior de la administración pública federal, como ya ocurrió en el año 2000, advierte, en su estudio, López Gutiérrez, maestro en ciencias políticas y sociales por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El principal cuestionamiento que han enfrentado los servicios de inteligencia se refiere, de manera genérica a que, al crearlos, mantenerlos o incrementar su presupuesto, no se busca satisfacer los intereses del Estado, sino del grupo que se encuentra en el ejercicio del poder, señala el también catedrático del Centro de Estudios Superiores Navales (Cesnav).

Más del artículo en contralinea.com.mx
Post: Gloriamlo

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: