Crecen protestas por las acciones de Trump contra niños migrantes

Publicado el junio 1, 2018, Bajo Internacional, Autor MonaLisa.

Al menos 658 niños fueron alejados de sus padres entre el 6 y el 18 de mayo

Repudio en EU a la política de Trump de separar a las familias migrantes
Pediatras respaldan demanda legal interpuesta en California por el daño causado a los menores

David Brooks, Corresponsal, La Jornada, Viernes 1º de junio de 2018, Nueva York.

Diversas organizaciones convocan a una treintena de actos este viernes en Estados Unidos en el Día Nacional de Acción en rechazo a la separación de las familias migrantes Foto https://www.familiesbelongtogether.org

Las políticas del gobierno de Donald Trump contra niños inmigrantes están detonando protestas en decenas de ciudades, demandas legales y un creciente torrente de condenas al revelarse aún más separaciones forzadas de menores de sus padres, su maltrato en centros de detención y los efectos traumáticos que provocan estas medidas.

Por lo menos 658 niños fueron separados de sus padres entre el 6 y 18 de mayo, según informes del Departamento de Seguridad Interna. Esto, además de los 700 que fueron separados desde octubre de 2017, 100 de ellos menores de 4 años, reportó el New York Times en abril. Por lo tanto, se supone que haya muchos más, tal vez miles, y los albergues del Departamento de Salud para menores de edad están por superar su capacidad.

Los reportajes en medios y denuncias de organizaciones sociales sobre las separaciones de niños de sus familias, frecuentemente a gritos, cuando los agentes literalmente arrebatan a los menores de sus madres, han provocado una creciente ira y condena hacia estas prácticas. Esto se ha nutrido aún más con informes recientes sobre las condiciones en que estos menores viven mientras están en centros de detención, aunado a fallas para asegurar su cuidado y hasta su ubicación cuando son liberados.

Este viernes se espera que miles de personas participen en unos 30 actos por todo el país como parte del Día Nacional de Acción “Las familias merecen estar unidas”, convocado por una amplia gama de organizaciones nacionales y regionales de defensa de inmigrantes, derechos civiles, religiosas y sindicales, entre otras, para exigir al gobierno de Trump cesar de inmediato la separaciones de niños de sus familias y rendir cuentas sobre lo que está ocurriendo con todos los niños en custodia migratoria. Denuncian que el gobierno de Trump es una amenaza a las vidas y seguridad de millones de niños inmigrantes.

Mientras tanto, el hashtag #WhereAreTheChildren (Dónde están los niños) se volvió viral en estos días (alcanzando el trending número uno el sábado pasado).

En otro frente de la posición ante estas medidas, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), en representación de familias que han sufrido la separación de sus hijos por las autoridades migratorias, ha interpuesto una demanda legal ante un tribunal federal en California contra esta política, que incluye una solicitud de una orden judicial para reunificar a cientos de familias y frenar más separaciones. La demanda ha sido apoyada por pediatras reconocidos, confirmando las consecuencias de salud física y mental y el daño irreparable para niños separados de sus padres.

De hecho, la Academia Americana de Pediatría ha escrito a los jefes del Departamento de Seguridad Interna en múltiples ocasiones oponiéndose a la separación forzada de padres e hijos en la frontera, junto con otras organizaciones de defensa de los derechos y el bienestar de los niños.

De manera paralela, grupos de derechos civiles y humanos solicitaron este jueves la emisión de medidas cautelares de emergencia por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a nombre de padres que han sido sistemáticamente separados de sus hijos en la frontera de Estados Unidos con México. El Proyecto de Derechos Civiles de Texas, la Comisión de Mujeres Refugiadas, la Clínica de Inmigración de la Escuela de Leyes de la Universidad de Texas y abogados presentaron la solicitud para frenar una crisis de derechos humanos y humanitaria perpetuada por el gobierno de Estados Unidos en la frontera de Texas con México, con el argumento de que el gobierno está violando derechos internacionales y normas interamericanas.

A la vez, la Unión de Libertades Civiles de Nueva York (NYCLU) señaló que el gobierno de Trump también está buscando desmantelar las protecciones legales para menores de edad en custodia de las autoridades migratorias, dificultar su liberación de centros de detención y deportar a miles de menores de edad que han llegado buscando refugio de la violencia en sus propios países. Donna Lieberman y Paige Austin, de NYCLU, informan que en el caso del estado de Nueva York, decenas de niños han permanecido detenidos durante un promedio de ocho meses, algunos por más de un año, en centros de detención, como resultado de nuevas medidas para dificultar su liberación. NYCLU ha interpuesto una demanda legal para frenar esta práctica.

Más aún, en una nueva regulación que está programada para implementarse en junio, todo adulto que se presente para buscar la custodia de un niño inmigrante ahora lo hará bajo el riesgo de ser detenido y deportado si no tiene documentación. “La detención es profundamente traumática para los niños… la mayoría de los niños que busca refugio en Estados Unidos, que están bajo custodia migratoria, ya han sufrido trauma severo. En detención, ese trauma empeora y los niños sufren ansiedad, depresión y desorden de estrés postraumático”, afirman los Lieberman y Austin en un artículo publicado por el New York Times, al subrayar que todo esto no es accidental, sino parte de la política de Trump.

El procurador general, Jeff Sessions, anunció formalmente esta política de cero tolerancia en abril, aunque ya había sido parcialmente implementada desde el año pasado, por la que todo inmigrante que buscaba ingresar de manera ilegal a este país sería procesado por delitos criminales y, como parte de esto, que serían separados de los hijos que viajaban con ellos. Más aún, indicó que esta política se aplicaría aun si llegaban buscando asilo.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: