“LA NUEVA REALIDAD DE LOS PARÁSITOS EVASORES, CORRUPTOS FIFIS QUE SE SIRVIERON A MANOS LLENAS”

Publicado el mayo 5, 2019, Bajo Columna de opinión, ColumnaRNR, Autor José Meza.


Por: José Meza
Columna Nueva República

Acostumbrados atontar al pueblo para que sea el mismo pueblo quien les sirviera la mesa. Se acabo, dos llamados y el músculo de millones, como lo habían asegurado algunos, nunca apareció. Y es que es tan evidente que si vemos a criminales, pasados en sus respectivos cascajos, como eminentes, honorables, Etc. para la mayor parte de los mexicanos no son si no la razón de cómo verdaderamente el país está en ruinas.

Los discursos de demagogos, que ya se la sabían, desvíos multimillonarios a través de las instituciones patito, compra de votos, despensas, lonches, sandwiches, frutsis y a robar se a dicho.

Facilito cómo cortar jamón. Hoy su realidad es la otra cara de la moneda. Mientras estuvimos padeciendo sus excesos, despotrincos autoritarios de todo poderosos, el pueblo, abultado verdaderamente, salía a las calles para que alguien en el exterior pudiera escucharlo , nada, nadie, sólo voces de adoloridos en las mismas circunstancias.

Hoy, lo que el dinero obligaba al pueblo contra su voluntad, es motivo para que la sociedad de no más del 3 % de la población nacional, mantenidos, zánganos, corruptos, saqueadores, burócratas, partidarios de cascajos en extinción, salgan a caminar buscando lo que para ellos es justicia, regresar al estados de las cosas hasta antes del 6 de Julio “Todo para unos cuantos”.

Las redes que hoy se manejan democráticamente, los que menos tienen, encuentran un resquicio para respirar lo que en 80 años fue una continua decadencia para las mayorías.

Parásitos que fueron escalando en sus respectivos partidos, empezaron la debacle de los mismos. Hijos de estos que ni estudios tenían y acababan como multimillonarios al amparo del poder público. Todo quedaba expuesto, ya se habían quitado las vendas de los ojos. Instituciones dejadas al amparo de los saqueos e inoperables, la violencia escalaba como nunca antes y la televicracia pretendía acallar con programación psicológica donde regularizaron la violencia ante los ojos de todos.

Es el pueblo el que les a recetado esta ignominia merecidas a mas no poder. Se creyeron sultanes en sus orgías, el dinero público los volvió locos, ver tanto dinero junto ante sus mediocres y mal paridos ojos.

Hoy estos Mirrey tercermundistas saben lo que es amar a dios en tierra ajena, junto con todos sus familiares, amigos, incautos solapadores de sus psicoexcesos marchando pidiendo a gritos que vuelva, cuando la otra acaba de llegar.

Solo espero que como pueblo, como mexicanos,como dueños de una nación, sepamos compartir las riquezas de este bendito país que nuestros ancestros nos han regalado. Que nunca dejemos de ver las necesidades de los demás como contrapeso de la justicia social y económica.

J Meza.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK:

Leave a Comment