172 Aniversario de la Gesta Heroica de los Niños Héroes de Chapultepec

Publicado el septiembre 14, 2019, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.

Presidente encabeza ofrenda floral a Niños Héroes en el 172 Aniversario de la Gesta Heroica de Chapultepec

El presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó la conmemoración del 172 Aniversario de la Gesta Heroica de los Niños Héroes en el Altar a la Patria de Chapultepec en la Ciudad de México.

MODERADORA: El comandante supremo de las Fuerzas Armadas pasará lista de honor a los héroes.

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Teniente Juan de la Barrera.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadete Juan Escutia.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadete Agustín Melgar.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadete Vicente Suárez.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadete Fernando Montes de Oca.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadete Francisco Márquez.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: De la Heroica Escuela Naval Militar.

Teniente José Azueta,

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadete Virgilio Uribe.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

MODERADORA: Escuchemos el sentir de la juventud militar mexicana en la voz de la cadete Irma Lorena Loza Melgoza.

CADETE IRMA LORENA LOZA MELGOZA: Licenciado Andrés Manuel López Obrador, presidente de México y comandante supremo de las Fuerzas Armadas.

Diputada Laura Angélica Rojas Hernández, presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

Senadora Mónica Fernández Balboa, presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores.

Ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

General Luis Cresencio Sandoval González, secretario de la Defensa Nacional.

Almirante José Rafael Ojeda Durán, secretario de Marina.

Señoras y señores integrantes del Gabinete Legal y Ampliado.

Respetables agregados militares, navales y aéreos acreditados en México.

Guardias nacionales, gendarmes, policías, carabineros de países amigos, muy distinguidos generales en la honrosa situación de retiro.

Generales, almirantes, jefes, capitanes, oficiales, compañeros cadetes, tropa y marinería.

Representantes de los medios de comunicación.

Damas y caballeros.

Muy buenos días.

13 de septiembre de 1847, fecha inolvidable en la historia nacional, a través de una muestra de heroísmo y lealtad que dejó huella en la defensa del Castillo de Chapultepec, ya que sin importar la desigualdad numérica y las escasas posibilidades de alcanzar la victoria, un grupo de jóvenes mexicanos ofrendaron sus vidas convencidos de la importancia que tenía resguardar los intereses supremos de la patria, como la preservación de la integridad territorial, su independencia y la seguridad de todos los mexicanos. Jóvenes conscientes de que para servir a México era necesario el bien supremo para salvaguardar nuestro honor con valentía, sacrificio y valor.

Ante el ataque inminente del enemigo, el entonces general José Mariano Monterde, director del Colegio Militar, invitó a los cadetes a retirarse del plantel y resguardarse en sus hogares; no obstante, aquellos jóvenes valerosos decidieron tomar las armas y custodiar sus puestos, como muestra de lealtad incondicional a su colegio y a su lábaro patrio.

Comenzó el ataque y las tropas invasoras iniciaron al ascenso al castillo, última defensa interpuesta en su camino hacia el corazón de la ciudad. Durante el asalto cuerpo a cuerpo, las balas enemigas cobraron la vida de un puñado de héroes, héroes que hicieron el máximo sacrificio con el fin de evitar que la bandera nacional fuera mancillada por el invasor.

Hoy, a 172 años, recordamos aquél suceso en el que el teniente Juan de la Barrera y los cadetes Juan Escutia, Agustín Melgar, Vicente Suárez, Fernando Montes de Oca y Francisco Márquez ofrendaron su vida convencidos de que su entrega forjaría nuevas generaciones de jóvenes comprometidos con esta gran nación.

De aquél episodio de nuestra historia, los cadetes, soldados y marinos, que ahora dirige nuestro comandante supremo, el licenciado Andrés Manuel López Obrador, heredamos el compromiso ineludible de luchar permanente por hacer de este gran país un espacio donde todos disfrutemos de paz, bienestar y tranquilidad.

Los integrantes del instituto armado estamos convencidos de que no hay cometido más importante que trabajar hombro y hombro y sin distinción de credo, raza, religión u ocupación con mujeres y hombres que desde diversas trincheras se esfuerzan día a día por contribuir al desarrollo nacional.

Quienes portamos el uniforme militar tenemos el privilegio de trabajar con vehemencia por México. Como integrantes de las Fuerzas Armadas, somos pueblo, surgimos de él y a él nos debemos. Tenemos como objetivo final servir con voluntad y entrañable pasión a nuestra sociedad.

México vive tiempos de cambios, cambios que requieren de ciudadanos comprometidos para hacerles frente y de esta manera alcanzar con paso firme el perene progreso del país. La juventud de hoy es un actor fundamental con la suficiente capacidad para transformar a nuestra sociedad.

Los jóvenes estamos obligados a construir una nación sólida, con valores éticos y morales que contribuyen a fomentar la honradez, la honestidad y el compromiso social.

Jóvenes mexicanos:

Hagamos de la educación un verdadero baluarte que nos permita crecer como ciudadanos y como entes sociales, buscando siempre cultivarnos en las ciencias y en las artes en beneficio de nuestra nación.

La nación requiere de jóvenes más preparados, más seguros, más decididos y más comprometidos con México.

Señor presidente Andrés Manuel López Obrador:

Como estudiantes militares y como pueblo uniformado apoyamos su proyecto de nación. El día de hoy refrendamos nuestra lealtad y compromiso con México, con usted y con la sociedad.

Nos comprometemos a mantener toda nuestra voluntad y trabajo para recompensar la confianza depositada en las Fuerzas Armadas.

Tenga la seguridad que todas y cada una de nuestras acciones estarán siempre encaminadas al fortalecimiento de nuestro país y a la defensa de la legalidad.

Tenemos la certeza que a través de la educación sentaremos las bases para velar por el respeto a los derechos humanos y a la garantía del Estado de derecho. Sin importar las adversidades, demostraremos la fidelidad siempre, siempre por amor a México.

Muchas gracias.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK:

Leave a Comment