#ColumnaRNR Por @Krarman: Aquí estamos

Publicado el Diciembre 20, 2013, Bajo Columna de opinión, cultura, Derechos Humanos, Internacional, Nacional, Noticias, Política, Autor @Sociologuito.

Radio la Nueva República | Columna RNR
Alejandro Ayala | @Krarman diciembre 20 de 2013

Para los entusiastas círculos de la oligarquía, que festejan amurallados las victorias del gobierno que impusieron, les tenemos una noticia: aquí estamos. ¿Quiénes? El ama de casa, la estudiante, el obrero, el campesino de rostro impasible, el guardia comunitario, el de MORENA, el 132, el anarquista, el zapatista, el distinto, el radical, nuestros muertos que como decía el poeta Benedetti: quieren que cantemos.

Cuando caiga el muro de la ignominia, que será más pronto de lo que los millonarios creen, se abrirán paso todas las libertades y materias finas del espíritu humano, para ello nos preparamos; luchamos no sólo por una patria nueva, sino también por el destino de la humanidad. Las razones son muchas y nuestra ubicación geográfica e histórica nos marca como la última frontera del imperialismo yanqui, aquí será la batalla final que marcará el inicio de una nueva era.

Aquí estamos por todas y todos los que aún no despiertan, pero están por hacerlo, lo presentimos y lo veremos, para explicarles nuestros motivos y el recuento de este terrible 2013 que es el epílogo del desastre neoliberal.

En defensa de la memoria quiero rescatar la siguiente frase: La pobreza es un mito genial. Sin duda, la frase de Pedro Aspe fue la exclamación cínica de quienes llevaron al 50% de la población a la pobreza con las reformas estructurales. En el sexenio 88-94 se privatizaron cientos de empresas públicas destacando los ferrocarriles, las comunicaciones, las minas, los bancos, y se condenó a nuestra generación al desempleo creciente y la inestabilidad.

Bajo el manto del poder público se han construido fortunas privadas con obras y servicios otorgados por asignación directa o usando la posición de dominio y control político que gozan empresarios. Tal es el caso del Complejo petroquímico Pajaritos, desincorporado para entregárselo a Mexichem, cuyo consejo de administración es presidido Juan Pablo del Valle, íntimamente ligado al priísmo.

El gasoducto Los ramones, que Pemex asignó a Sempra sin licitación y a Protego-Evercore como armador financiero, llegará a suministrar el 40 por ciento del gas que se transporte en el país, lo único que se necesitó para otorgar este contrato fue la opinión de su jefe Peña Nieto.

La lista continúa: Sempra, OHL, Integradora de Servicios Petroleros Oro Negro, son las potenciales beneficiarias directas de contratos millonarios y de la Reforma Energética a todas luces privatizadora. Así, nombres como Luis Ramírez Corzo, Jesús Reyes Heroles, Pedro Joaquín Coldwell, Emilio Lozoya, Georgina Kessel, Juan José Suárez Coppel y Luis Videgaray Caso son parte esencial de un grupo con denominador común: Pedro Aspe Armella.

La dupla Aspe-Salinas es responsable del deterioro de la vida pública y del duro golpe a la economía de las familias que las ha llevado a una línea de desesperanza y estancamiento, fueron los orquestadores del modelo de privatizaciones y además creadores de una nueva casta divina de supermillonarios. Aspe y su círculo cercano, todos discípulos de la Escuela de Chicago, no son cabilderos o funcionarios de un proyecto sexenal, en esencia son los agentes predilectos de la instauración de la línea dura de las políticas neoliberales.

Todos estos nombres y otros que se esconden en el disimulo de la iniciativa privada, son el círculo de complicidades. Las Reformas Estructurales tienen nombre y apellido, puesto que representan a los hombres de negocios beneficiados con la pobreza de nuestro pueblo y la enajenación de los bienes de la nación.

El artículo ‘Reforma hacendaria, reforma social’, firmado por Luis Videgaray, destacado discípulo y lugarteniente de Pedro Aspe en la Secretaría de Haciendai, publicado la víspera de la Reforma Hacendaria, revela un poco más sobre el desastre de las últimas décadas al afirmar qué ‘(…) Hoy en día, el 45.5 por ciento de la población se encuentra en situación de pobreza, prácticamente el mismo porcentaje que hace 30 años. La seguridad social apenas cubre 38.8 por ciento de los mexicanos, dejando a casi 72 millones de personas sin acceso a esta protección.’

A pesar del ataque de sinceridad, se olvida que el sector informal creció desproporcionadamente bajo el falso presagio de que las privatizaciones y apertura indiscriminada como el TLCAN nos llevaría al Primer Mundo, aquí el único mito ha sido el de la economía de libre mercado.

En este año que termina, podemos presumir entre las perlas del neopriísmo a la huida de capitales más grande en 20 años, de manera que 178 mil 700 millones de pesos se esfumaron de nuestro país, el desempleo creció en 4.99% y la ridícula prospectiva de crecimiento económico que la promesa de campaña fijó en 6% pero la realidad marca en 1%.

Sobre el modelo recaudatorio, el artículo de vVidegaray menciona que se debe a la complejidad del sistema tributario; es decir, una vez más aplica la receta de que las clases medias son responsables del desastre y no los modelos especiales aplicados a los grandes empresarios. Es el mismo cuento de todas las reformas: la aplicación de legislaciones especiales sobre la base emprendedora.

Pensar que la formalización del empleo y el desarrollo social se da con mayores niveles recaudatorios, es no enfocar el problema que radica en la ausencia del aumento del salario y el estancamiento de la producción por factores de competencia desigual y la nula protección del mercado interno.
No es la simplificación del régimen tributario lo que incentiva la formalidad, lo que sí lo hace es una economía social robusta, con garantía de estabilidad política, con buenos niveles de confiabilidad en el gobierno, con gastos corriente reducidos, redistribución del ingreso y fortalecimiento de microrregiones económicas que activen las localidades, generen trabajo y consumo.

Sobre el sector telecomunicaciones pesa el desencanto por la evidente incapacidad del poder legislativo para encarar el problema de la Ley Convergente en la materia que por fin regule la concentración y establezca criterios claros de dominancia; mientras se vive en el vacío legal, los magnates de las telecomunicaciones y la radiodifusión juegan futbol y se preparan para las licitaciones de las cadenas por venir, al tiempo que la radiodifusión pública se hunde con un presupuesto cero para infraestructura en el presupuesto del próximo año.

En materia financiera, se construyó un andamiaje que permite a la banca privada servirse del dinero público, del ahorro del trabajador; sin lugar a dudas ‘La banca es primero’. En la misma reforma se procesaron y legalizaron actos de acoso y persecución por deudas de carácter civil, contrario a lo que establece la Constitución.

Sobre la transparencia, se intentó destruir el avance de 40 años en la materia, para dar paso a la discrecionalidad del Consejero jurídico de la presidencia, el cual podrá a capricho ocultar información bajo el pretexto de la ‘seguridad nacional’.

Lo que más pesa en estos momentos es el desmantelamiento de la empresa más exitosa en la historia de México: PEMEX, que aporta más de un billón y cuarto al presupuesto nacional y la modificación constitucional que establece la pérdida, en los hechos, del dominio directo sobre los hidrocarburos.

Muchas cosas se omitieron en esta reforma, como los contratos que permitirán que se pague con petróleo por los servicios, el alto y absurdo costo la intermediación de otras empresas para que contraten tecnología en lugar de establecer desde la paraestatal los contratos de trasferencia que fortalezcan el sector energético.
También se soslayaron cientos de argumentos en el debate del Senado, todos de alto valor histórico, técnico, geopolítico y ético. Así que modificar los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución, junto con los transitorios que profundizan el despojo es un acto ominoso de consecuencias incalculables.

Sin omitir la reforma en materia educativa, que es causa de movilizaciones histórica del magisterio democrático. Se han emprendido modificaciones que desmantelan al Estado mexicano, escatiman la representación auténtica y complican los mecanismos de participación ciudadana.

Sin embargo, nadie en este país decide retirarse de la lucha, de la crítica, no existe ánimo fúnebre entre quienes pensamos que toda esta injusticia debe ser combatida, todavía percibimos la esperanza en todas y todos los que resisten, traemos puestas las botas de campaña porque aun cuando se ha venido todo abajo sabemos que hay un mundo por construir.

Otro México es posible.

Este contenido ha sido publicado originalmente por http://www.lanuevarepublica.org/ en la siguiente dirección: http://www.lanuevarepublica.org/?p=97435. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: